Cómo preparar un botiquín de viajero

Si estás por ir de viaje, y más si se trata de un lugar en el extranjero, preparar y llevar un botiquín de viajero puede ser más que necesario. Compartamos algunas indicaciones básicas sobre cómo armarlo, de acuerdo a las recomendaciones del Centro de Control y Prevención de Enfermedades.

medicinas

Qué incluir en un botiquín de viajero

El tener en casa un botiquín de primeros auxilios es algo necesario, ya que muchas veces, el contar con medicamentos o utensilios médicos necesarios ante una situación de urgencia, puede hacer la diferencia. La Cruz Roja, por caso, recomienda incluir en un botiquín hogareño artículos personales básicos, los medicamentos recetados y generales (bien etiquetados y fechados), números de teléfono de emergencia y material descartable para actuar ante un imprevisto.

Pero, ¿qué hay si se trata de un botiquín de viajero? En este caso también, será de gran ayuda saber cómo prevenir y/o actuar ante un accidente o situación inesperada. En principio, el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) recomienda tomar las siguientes precauciones al momento de elaborar un botiquín de viajero:

    • Llevar los medicamentos de prescripción médica siempre con uno, en el bolso de mano (que se subirá a la cabina del avión, en caso de viaje aéreo).
    • Llevar copia de todas las prescripciones, incluidas de los nombres genéricos. Asimismo, tener una receta del médico con membrete, para sustancias controladas e inyectables.
    • Dejar una copia de las recetas en casa de un familiar o amigo cercano.
    • Verificar con la embajada del país al que se viajará que las medicinas se pueden ingresar sin problemas.

Pues bien, en cuanto a qué fármacos o medicinas preventivas se deberían incluir en el botiquín de viaje, el CDC y la Cruz Roja Internacional recomiendan llevar antibiótico prescrito para diarrea, antihistamínico ante un cuadro de reacción alérgica, descongestionante y laxante suave. Así también, medicinas para la prevención de la malaria no estarán de más, más si se viajará a una región considerada de riesgo.

Medicamento anti mareos (por movimiento), aspirina, ibuprofeno o acetaminofen, un jarabe expectorante, antiácido, cremas antihongos y antibacteriales, así como crema con hidrocortisona al 1 por ciento y repelente para insectos son otros de los elementos que deberían estar en este botiquín.

Tampoco habría que obviar: un buen protector solar (con factor de protección solar de un mínimo de 15 y para rayos UVA y UVB), toallitas antibacteariales o un limpiador para manos que tenga al menos un 60 por ciento de su composición en alcohol.

También podrían ser de utilidad, y dependiendo las características de cada uno, quiénes viajen y a qué lugar, gotas para lubricar los ojos, alguna pomada para las raspaduras, una solución para rehidratación oral y gel de sábila para insolaciones. No dejar de llevar en el botiquín la tarjeta del seguro médico y copias de las planillas de solicitud de reembolso.

Foto Gonmi en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...