Algunas precisiones acerca del temido colesterol

El colesterol alto es uno de los principales enemigos de la salud. Esta sustancia, formada por triglicéridos, está presente en nuestro organismo, ya que es necesaria incluso para la formación de tejido celular. El problema se produce cuando sus niveles se disparan, pues puede dar lugar a accidentes cardiovasculares. Sus mayores enemigos son la dieta equilibrada y el ejercicio físico.

El colesterol alto es un gran enemigo de la salud. Y decimos alto porque lo primero que debemos saber es que esta sustancia se encuentra en nuestro organismo y es necesaria para formar tejidos celulares, producir ciertas hormonas y facilitar la digestión de las grasas.

El problema se da cuando la cantidad de colesterol presente en nuestro cuerpo se dispara, ya que –con él- lo hace el riesgo de tener un accidente cardiovascular. Además, su aumento es silencioso, no muestra ningún indicio externo.

Foto de carne roja

La carne roja es una importante fuente de colesterol

Por ello, es conveniente realizarse análisis de sangre cada cierto tiempo para saber nuestros índices de colesterol, muy especialmente en personas con antecedentes familiares, sobrepeso o que acostumbren a realizar comidas ricas en grasas.

El colesterol es producido por el hígado aunque también proviene de algunos alimentos –huevos, carnes rojas y productos lácteos enteros, principalmente- que consumidos en exceso, tienden a aumentar sus niveles normales.


Por otra parte, todos hemos oído hablar del ‘colesterol bueno’. Y es que, en efecto, existen dos tipos de colesterol: el llamado LDL y el HDL, siendo malo el primero y bueno el segundo.

La diferencia es relativamente sencilla: el colesterol viaja por el torrente sanguíneo dentro de unas partículas llamadas lipoproteínas, que son de dos tipos –los citados LDL y HDL– y, mientras las primeras depositan en las arterias el que transportan dando lugar a placas de ateroma que las estrechan impidiendo el paso normal de la sangre, las segundas devuelven el exceso de colesterol al hígado para ser destruido.

El colesterol está constituido por triglicéridos, que son el principal tipo de grasa que transporta el organismo y constituyen –en sus parámetros normales- una importante fuente de energía. Como señalábamos, son producidos por el hígado o proceden de alimentos que consumimos. Aunque cada persona es un caso único, su valor normal, en términos generales, es de hasta 150 mg/dl.

Foto de un atún

El atún y, en general, todos los pescados azules reducen los niveles de colesterol

Por último, para prevenir la elevación del colesterol es muy importante el ejercicio físico aeróbico –en la calle-, que no debe ser muy fuerte sino moderado, pero regular, es decir, diario o, al menos, entre tres y cinco veces por semana. Ello elimina grasas y con ellas el colesterol ‘malo’, elevando los índices del ‘bueno’.

También una dieta adecuada es muy importante. No se trata de ningún régimen estricto, sino de consumir con moderación todos aquellos alimentos que contienen abundancia de triglicéridos y grasas.

Y, como complemento a todo ello, no olvidarnos de realizar los citados análisis de sangre cada seis u ocho meses para controlar nuestros índices de colesterol.

Fotos: Carne roja: Rainer Zenz en Wikipedia | Atún: Julo en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...