[Vídeo] ¿Cómo salva un niño a su compañera karateka?

Un joven niño demuestra que combatir el bullying es tan fácil como tener un poco de valor para hacer lo que ha hecho él.


Con todo el tema del bullying es bonito ver que hasta los más pequeños están tomando nota de cómo se debe actuar en situaciones en las que una persona inocente está sufriendo algún tipo de abuso. El siguiente vídeo que vemos, que no tiene precisamente una gran calidad (¿pero con qué móvil lo han grabado?), nos muestra una escena que nos apasionará.

Lo que ocurre es que el maestro está combatiendo contra una de sus jóvenes alumnas, quien está evitando todos sus agarres, deslizándose de forma muy habilidosa. No sabemos si están jugando o si es parte del entrenamiento, eso lo dejamos para que lo responda algún experto en artes marciales. La cuestión es que desde lejos podría parecer que el adulto está siendo un poco abusón con la niña y que la está molestando de forma voluntaria.

Eso lleva a que un niño de otra clase, de un grupo que estaba practicando kickboxing en una zona cercana, venga a toda velocidad y le suelte un buen puñetazo al maestro. No es que luego se quede ahí para seguir peleando, sino que con un solo golpe deja clara cuál es su intención, extendiendo un pensamiento tipo “deja en paz a la chica, nene”.

El maestro se queda totalmente alucinado de lo que acaba de ocurrir y no media palabra. El resto de personas que están en el gimnasio reacciona como la situación merece, con un aplauso. Y suponemos que el niño se debe sentir como un auténtico héroe de película. No es como para explicarle qué es lo que ha ocurrido en realidad, no vaya a ser que se le escapen las ganas de ser un héroe y de combatir a los abusones que hacen uso del bullying en su vida.

Lo que hemos visto nos debería servir de manifiesto para ser un poco más conscientes de lo que ha ocurrido y de lo que todo el mundo debería aplicar a su vida. Utilizaremos estas últimas palabras para hacer especial hincapié en lo importante que es ayudar a quien lo necesite, echar una mano al inocente y al débil, a quien no tiene fuerzas para defenderse por sí mismo. No seríamos nadie si en una situación como esta no saliéramos al paso y defendiéramos al niño, chico, chica o quien fuese. Si hay más niños como este del vídeo, seguro que el futuro acaba siendo un mundo mucho más consecuente con los principios de la sociabilidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...