¿Qué motivo hay para no poner papel de váter encima de los baños públicos?

Os contamos cuál es el motivo por el cual no deberíamos poner papel sobre la taza del váter en baños públicos.

El secreto de los urinarios públicos

¿Cuántas veces hemos puesto papel de váter encima de la taza de uno de los retretes en los baños públicos? Seguro que lo habéis hecho en alguna ocasión porque no os da confianza que estos baños estén higienizados de una forma adecuada. Lo cierto es que España no es precisamente el país que tiene un nivel de higiene mayor en estos lugares, dado que se suelen limpiar pocas veces al día a diferencia de otras naciones donde la limpieza es al menos cada hora.

No obstante, quizá deberíamos plantearnos dos veces hacer el “truco del papel”. Hay un motivo de ello y os lo vamos a contar ahora. Lo que pensamos al poner el papel de váter es que estamos creando un muro de protección entre los gérmenes que haya en la taza y nuestra piel. Es algo muy psicológico, porque pensamos que de esa forma quien haya tocado el váter antes no podrá tener contacto con nosotros y mucho menos las 10 personas que hayan estado previamente. Pero lo que estamos haciendo con esto es aumentar el riesgo de que los gérmenes lleguen a nuestra piel.

¿El motivo? Si alguno lo sabe que levante la mano… el motivo se encuentra en que el papel de váter que nos encontramos en el baño público tiene, en realidad, más gérmenes de los que vamos a encontrarnos en la taza.

¿Por qué? Tiene una explicación. Una de las particularidades de los gérmenes es que se pegan rápidamente en ciertas superficies y el papel fino es una de las que más les atraen. Por ello, cuando alguien tira de la cadena en el váter se produce un levantamiento de los gérmenes, que salen flotando por el ambiente y terminan pegados en el papel. Así que cuando ponemos ese papel luego en la taza lo que estamos haciendo es exponernos nosotros mismos a los gérmenes.

¿La solución? Hay dos. La primera es que el baño público al que hayamos ido tenga los rollos de papel de váter introducidos en algún tipo de recipiente, que puede ser de plástico o metal. En ese caso el papel estará alejado de los gérmenes y no será problema. La otra opción es que llevemos unos pañuelos siempre con nosotros y que los usemos para esto, dado que sabremos que al haber estado en el bolso o en la mochila no tendrán el contacto con los gérmenes que tanto nos preocupan.

Foto: sferrario1968

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...