¿Quién fue Américo Amorim?

Américo Amorim llegó a ser una de las principales fortunas del mundo y en especial de su país natal, Portugal.

Una de las grandes fortunas de Portugal

Son muchas las personalidades que han marcado una época dentro del sector financiero. Algunos a lo largo de los años han llegado a conseguir una gran fortuna y de entre los muchos nombres que podíamos incluir en esta larga lista Américo Amorim ocuparía un lugar privilegiado. El empresario portugués, conocido popularmente como el “rey del corcho”, ha fallecido a los 82 años de edad.

El pasado jueves día 13 de julio los medios de comunicación lusos se hacían eco de la noticia: Américo Amorim, una de las grandes fortunas del país, había muerto. El motivo no era otro que las fuertes complicaciones que había sufrido su estado de salud en los últimos meses. Amorim ya llevaba un tiempo aquejado por algunas afecciones y aunque luchó hasta el último día, finalmente no pudo superar esta gran batalla.

Se va así uno de los hombres más poderosos y ricos del mundo. Según el último ránking realizado por la revista Forbes, Américo Amorim ocupaba el puesto número 385 de entre las mayores fortunas globales. El portugués contaba con un extenso patrimonio que ascendía a la cifra de unos 4800 millones de dólares, lo que se traduce en 4200 millones de euros, una fortuna que se fue labrando poco a poco, puesto que desde muy temprana edad Amorim se había dedicado a trabajar en el mundo empresarial y las inversiones en diversos sectores ocupaban la mayor parte de su vida.

Aunque la fortuna con la que contaba Américo Amorim era bastante amplia, no siempre fue así, puesto que sus comienzos fueron difíciles. Desde muy joven siempre tuvo claro que quería formar parte del mundo empresarial y es por ello que fundó la compañía Corticeira Amorim. Poco a poco, la empresa fue ganando popularidad y las ventas aumentaron considerablemente. Así, el empresario portugués se ganaría el apodo del “rey del corcho”.

Pero no solo en este sector puso el punto de mira de sus inversiones, puesto que Américo también apostó por otros campos, siendo uno de los más representativos el de la energía. Llegó a presidir el grupo Galp durante muchos años hasta que finalmente se retiró de este cargo en octubre de 2016. También llevó a cabo inversiones sobre algunas entidades bancarias, entre las que destaca el Banco Popular, donde llegó a controlar casi el 8% del capital social en 2008. Poco a poco fue deshaciéndose de sus acciones hasta no quedarse con ninguna en septiembre de 2013.

Este gran empresario logró reunir una extensa fortuna a lo largo de todos sus años de actividad, pero su patrimonio no ha podido ayudarlo en esta última lucha y el luso nos dejaba para siempre el pasado martes tras una larga trayectoria llena de éxitos.

Foto: Free-Photos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...