¿Qué es un Expediente de Regulación de Empleo?

ERE

Los Expedientes de Regulación de Empleo, muy en boga en España, pero ¿qué son? y ¿cuándo pueden darse?

Mucho se escucha desde hace un tiempo hablar de «expediente de regulación de empleo«, o también llamado por su sigla ERE, pero quizás no todos sepan de qué se trata, o si lo saben, tengan dudas al respecto. Veamos en este post de Aprender Gratis las características más importantes de un ERE.

En principio, un ERE se produce cuando la actividad de una empresa cesa, por determinados motivos, y se debe terminar con los contratos de sus trabajadores (siempre que tenga más de cinco empleados). Estos expedientes son presentados por las empresas, pero también pueden ser pedidos por los responsables legales de los trabajadores, ante determinadas circunstancias.

El objetivo de presentar un ERE es el de solicitar la suspensión -si se trata de uno temporal– o directamente la extinción de las relaciones de trabajo, ante el cese de funciones de la compañía contratante.

Pero también existen los expedientes de regulación de empleo de reducción de la jornada, en cualquiera de los casos, se puede recurrir a un expediente de regulación de empleo por causas económicas, técnicas, organizativas, de producción o de fuerza mayor, o por extinción de la personalidad jurídica del contratante.

El ERE debe presentarse ante la autoridad laboral competente, que es la de la Comunidad Autónoma donde realiza su actividad la compañía o, en caso de que su actividad se expanda a otras autonomías, donde ejerza la administración central.

Una vez presentado, en simultáneo, se abrirá un periodo de consultas y negociaciones con los representantes de los trabajadores, que puede llevar de entre 15 a 30 días, según la cantidad de empleados que tuviese la firma. Si este período concluye con el acuerdo entre las partes, entonces se darán por cerradas las relaciones laborales y se fijará la indemnización, según norma la ley.

Caso contrario, si no hubiese acuerdo, se dictará una resolución estimando o desestimando, en todo o en parte, la solicitud. Dicha resolución puede ser recurrida por cualquiera de las partes involucradas.

En cuanto a la indemnización que legalmente corresponde al trabajador afectado por un ERE, esta equivale a veinte días de salario por año trabajado, prorrateándose por meses los periodos inferiores al año, con un máximo de doce mensualidades. No obstante, vale señalar que esta indemnización tiene carácter de mínimo y podrá ser mejorada por acuerdo entre las partes durante el periodo de consultas del ERE.

La naturaleza de la indemnización procedente en estos casos está prevista en el artículo 51.8 del Estatuto de los Trabajadores y se justifica como una medida para mitigar las consecuencias sufridas por los trabajadores por la pérdida involuntaria de su empleo.

Foto Sindicato de Periodistas de Madrid (SPM) en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...