¿Qué es la cláusula suelo?

Las cláusulas suelo han acompañado a las hipotecas españolas durante años, pero están cerca de comenzar a desaparecer.

Hipotecas y cláusulas suelo

La cláusula suelo, que, para fortuna de muchas personas, se encuentra en decadencia, es una cláusula propiamente dicha que está implícita en las hipotecas y que tiene como finalidad indicar de forma clave una cuota mínima que se abonará por la hipoteca en casos en los que los intereses se encuentren en una posición inferior.

Este tipo de cláusula se ha convertido en un quebradero de cabeza para personas que se encuentran pagando un préstamo de tipo hipotecario, dado que se pueden llegar a encontrar en serias dificultades de tipo económico por la variabilidad de las cifras correspondientes a las operaciones.

Dado que al firmar una hipoteca se utiliza una referencia determinada, que puede ser el IRPH o de forma más habitual el valor del euribor, este factor se incorpora por parte de las entidades bancarias a fin de buscar su propio beneficio ante la posibilidad de encontrarnos en una situación en la que, como decíamos, los intereses acordados estén por debajo. Para las entidades bancarias es una práctica habitual y acostumbrada, pero que debe ser informada con todo detalle a los clientes debido a lo que puede suponer para el proceso del desarrollo de la hipoteca.

Este porcentaje fijado por la cláusula suelo, que también tiene otros nombres habituales, como interés mínimo, entra en activo en los momentos en los que la suma del diferencial, que también se ajusta a la hora de firmar la hipoteca, como la del valor del euribor, si es lo que hemos tenido en cuenta, acaba siendo una cantidad inferior. Esto puede llevar a situaciones en las que el pago a realizar sea mucho más elevado a los cálculos realizados inicialmente, sufriendo en las revisiones de amortizamiento de la hipoteca aumentos de pago considerables.

La cláusula suelo es algo que se debe estudiar e investigar bien, teniendo que recibir la documentación correspondiente por parte de la entidad bancaria. Es un proceso legal, siempre y cuando esté determinado de forma completa, pero por lo general no hay ningún tipo de transparencia en cuanto a su inclusión en las hipotecas. Los bancos han estado disfrutando de sus ventajas durante años, y aunque el Supremo ya ha determinado su ilegalidad bajo ciertas circunstancias, no se va a producir un efecto retroactivo, por lo que no habrá devolución de ningún tipo en los casos en los que los hipotecados han creído estar siendo cobrados de más. Eso sí, se trata de una medida destinada a desaparecer.

Foto: James Thompson

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...