¿En qué consiste el coolhunting?

Vivimos en un mundo consumista y regido por las modas que nos presentan iconos creados para impulsarnos a comprar. Pero estas modas no aparecen de la nada sino que tienen un sustrato antropológico. Precisamente a ello se dedica el coolhunting. aquí explicamos en qué consiste.

Todos sabemos la importancia que se concede a las modas en la sociedad actual. Televisiones, revistas, cine e incluso deporte nos enseñan constantemente nuevas tendencias que, de inmediato, se convierten en patrones de conducta. Y no sólo en lo que respecta a la imagen personal sino también a lo que comemos, lo que bebemos, las actividades que realizamos en nuestro tiempo libre y, en general, a casi todos los ámbitos de nuestra vida.

Y es que vivimos en la cultura del consumismo, que ha desarrollado una serie de iconos a los que seguir e imitar. Generalmente son personas bellas y con éxito en la vida que se erigen –a veces, involuntariamente- en ídolos de barro que duran un tiempo y después caen en el olvido. Pero incluso éstos son víctimas de las modas, pues basta mirarlos para reconocer sobre ellos todo lo que es tendencia.

Foto de un desfile de moda

El coolhunting comenzó a utilizarse en el mundo de la moda pero se ha extendido a todos los negocios

Pero existe una diferencia importante entre ésta y la moda. Podríamos decir que la tendencia es una corriente de gustos comunes subyacente en la sociedad que, cuando se generaliza gracias a su difusión, se convierte en moda. Y ello nos lleva al tema que nos ocupa: ¿quién se encarga de identificar esas tendencias? La respuesta es el coolhunting, o mejor dicho, los coolhunters que se dedican a ello.

Por tanto, podríamos definir el coolhunting como aquel segmento del marketing y la publicidad que se ocupa de descubrir cuáles son las tendencias que predominan en todos los ámbitos de la sociedad. Porque el coolhunting comenzó a utilizarse en el mundo de la ropa y los complementos pero, hoy día, se aplica en casi todas las áreas  de los negocios, desde saber qué tipo de leche gusta más a la gente hasta si tienen más popularidad los coches deportivos o los todoterreno.

De esta suerte, el coolhunter o cazador de tendencias tiene como arma fundamental para su trabajo la observación de las conductas de los demás. El objetivo es recopilar abundantes datos sobre sus gustos y así poder elaborar informes certeros para las empresas acerca de qué productos interesan más o cuáles menos.

No es preciso señalar el valor de esta información para las grandes multinacionales. Imaginemos a un gran fabricante de coches, por seguir con el ejemplo anterior. Si conoce de antemano que, en los próximos años, se van a poner de moda los modelos deportivos, podrá centrarse especialmente en su fabricación aumentando sus ingresos y minimizando sus pérdidas. Incluso podrá potenciar, mediante la difusión publicitaria, esta inclinación que se observa en la sociedad, obteniendo así aún mayor beneficio en su negocio.

Fuente: The coolhunting.

Foto: Framboise magazine.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...