¿Cómo ahorrar con la calefacción en invierno?

Con el invierno seguro que encendemos la calefacción en casa, ¿pero sabemos cómo ahorrar lo máximo posible?

Calor en invierno

El frío nos está golpeando muy fuerte en estas semanas y todo indica que en los próximos días la situación será todavía peor. La temperatura baja y nosotros tenemos que confiar en la calefacción para poder sobrevivir en estos días tan fríos. Y dado que hay muchas personas que desconfían de la calefacción, porque creen que se trata de un equipo que produce grandes gastos, queremos en esta entrada daros algunos consejos para ahorrar.

El principal y en lo que comenzamos haciendo especial hincapié es lo importante que resulta mentalizarse de la época del año en la que nos encontramos. Estamos en invierno y eso implica que vamos a pasar frío. No es natural una casa en la que durante el invierno nos podamos mover en ropa interior sin pasarlo mal. Eso no es bueno ni para el medio ambiente, ni para nuestra cartera, ni tampoco para nuestra salud, sobre todo por el contraste que se produce cuando salimos de casa. Si tenemos una temperatura de unos 20 grados en casa, será más que suficiente. Lógicamente, tendremos que combinar la calefacción con algo de ropa que nos permita estar cómodos y calentitos.

Para enchufar la calefacción lo mejor es utilizar un sistema automático con termostato que regule la temperatura por su propia cuenta. Y si nos vamos de casa o pasamos mucho tiempo fuera de ella, podemos optar por la programación de la hora en la que deberá conectarse.

A la hora de combatir el consumo de calefacción es bueno que nos aseguremos de que tenemos un buen aislamiento en el hogar y de que los radiadores funcionen de forma adecuada. Si no calientan suficiente lo mejor es que quites el aire que pueda haber quedado dentro del radiador. Cuando salga agua de forma directa y uniforme sabrás que ya no queda aire en el mismo, pero quizá tienes que repetirlo más de una vez si no es muy nuevo o no está en buen estado. Por otro lado, no es conveniente cubrir los radiadores con nada, porque esto impedirá que el calor llegue de forma adecuada al hogar.

Para ahorrar también hay que pensar en que no se deben calentar las habitaciones en las que no vayamos a estar. Es posible que tengamos una habitación que utilizamos para guardar cosas y que no necesita de ninguna de las maneras tener calefacción. Esa no deberíamos calentarla. Y si podemos asegurarnos de que nuestro sistema de calefacción es de bajo consumo seguramente también ahorraremos aún más.

Foto: adesifire

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...