¿Cómo actuar en una cena de empresa?

Os damos una serie de consejos que os ayudarán a salir del paso en una cena de empresa de forma más adecuada.

Comida en grupo

Se acerca el momento del año más deseado y temido a partes iguales: la cena de empresa. Es esa ocasión en la que se reúnen todo los compañeros de trabajo y los jefes para celebrar lo bien que ha ido el año y así aprovechar para estrechar lazos entre todos los miembros de la empresa. Pero no siempre sabemos cómo actuar o qué hacer en este tipo de cena. ¿Nos comportamos libremente y nos desmadramos? ¿O intentamos mantenernos lo más calmados que podamos?

En cierto modo depende del puesto que tengamos en la empresa, pero nunca hay que olvidar que lo mejor es mantenernos en un punto medio. Esto se aplica a todo. Tanto a la forma de vestir, que debe ser clásica, aunque no muy informal, como a nuestro comportamiento en la mesa. En relación a la bebida, sobre todo el alcohol, hay que valorar mucho cuánto bebemos y qué tipo de resistencia tenemos. Eso sí, aunque tengamos una gran resistencia al alcohol, es mejor no beber hasta el límite, porque será algo que las personas de nuestro alrededor verán.

Bebamos, pero con límites. Además, pensemos que el exceso de alcohol nos puede llevar a cometer errores que posiblemente nos acabarán pasando factura en el futuro.

Es muy habitual que fruto del alcohol perdamos las inhibiciones y acabemos tonteando con compañeros de trabajo, una idea que resulta absolutamente fatal. No porque exista un problema en tener una relación con alguien del trabajo, dado que al fin y al cabo nuestra empresa no es la CIA, pero porque vamos a dar la nota. Imaginar lo que hablarán los demás compañeros si aprovechamos la cena de empresa para hacer una conquista en el entorno del trabajo. Y luego pensemos lo complicado que será seguir trabajando con esa persona. No suena nada bien.

Cuando termine la cena y comience la fiesta posterior, tengamos muy en cuenta también lo que hacemos. Nunca perdamos el respeto ni a los compañeros ni menos a los superiores, dado que luego todo se acaba recordando. Hay que pasárselo bien, pero con un nivel de moderación adecuado. Si creemos que vamos a tener problemas para salir airosos de nuestro paso por la cena de empresa podemos optar por llevarnos a nuestra pareja como invitada. Ella se encargará de controlarnos y que así no hagamos ninguna tontería.

En general todo se reduce a comportarse de forma adecuada y tener control. Se pueden disfrutar de buenas cenas de empresa en Navidad sin altercados, pero hay que poner un poco de nuestra parte.

Foto: Unsplash

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...