Se cree que habrá cereales perennes en un plazo de veinte años

Según un grupo de científicos, en unos veinte años podrán cultivarse cereales perennes. Éstos son más abundantes, más fáciles y baratos de cultivar y, además, eliminan mayor cantidad de CO2 de la atmósfera.

La población mundial crece a pasos agigantados y cada vez se necesita una mayor producción de alimentos. A la vista del hambre que hay en el mundo, no es difícil imaginar lo que podría suceder si la población aumentase de modo significativo. Casi la mitad de ella vive en zonas degradadas en las que los cultivos son precarios o las tierras mal aprovechadas.

Foto de un plato de arroz

El arroz es uno de los cereales más comunes

Por ello, la Ciencia trabaja aceleradamente en busca de un mejor aprovechamiento de la agricultura y la ganadería. Pero, según un equipo de investigadores, este problema podría estar resuelto -o, al menos aliviado sensiblemente- en dos décadas, ya que estiman que para entonces podría disponerse de lo que llaman ‘cereales perennes’.

Se trata de productos agrícolas que producirían mejores cosechas y que requieren menos fertilizantes y herbicidas, menor trabajo y maquinaria y, además, no sólo erosionan menos sino que son capaces de secuestrar mayor cantidad de carbono de la atmósfera.

Sin duda, de ser esto así, nos hallaríamos ante la más importante revolución agrícola desde el Neolítico, cuando el hombre comenzó a cultivar los campos. Como decíamos, según John Reganold -de la Universidad Estatal de Washington– y Jerry Glover -del Instituto de Tierras de Kansas-, codirectores del estudio, si se utilizan los programas adecuados de reproducción, los cereales perennes podrían ser una realidad en muy poco tiempo.


Frente a los cereales de cultivo tradicional o de temporada, los perennes tendrían estaciones de crecimiento más largas. Además, sus raíces, más profundas –pueden medir hasta tres metros y medio, aproximadamente-, les permitirían obtener un mayor provecho de las lluvias. Y, por si esto fuera poco, su cultivo requiere menos trabajo y uso de herbicidas y eliminan más cantidad de CO2 de la atmósfera.

La comparación es harto elocuente: los cultivos de cereales de temporada pierden cinco veces más agua y treinta y cinco veces más nitratos –valioso nutriente vegetal– de lo que lo harían los perennes. Además, se elimina el riesgo de que estos nitratos que se pierden terminen contaminando el agua potable.

Foto de un campo de trigo

Vista de un campo de trigo

El estudio presentado constituye un llamamiento a gobiernos e instituciones privadas para que colaboren en este proyecto, ya que el hambre constituye un problema crítico hoy día y puede serlo aún más en un futuro si no se ponen soluciones.

Según sus autores, los cereales perennes, además de contribuir en buena medida a eliminar esta gravísima amenaza, servirían para un mejor cuidado del planeta, con lo que a los beneficios humanitarios se unirían los ecológicos.

Fuente: Amazings Ciencias.

Fotos: Arroz: Jlastras en Flickr | Campo de trigo: Rafael Tovar en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...