Reciclaje: practica el upcycling

El reciclaje cuenta cada vez con más seguidores. Afortunadamente, todos vamos concienciándonos de la necesidad de cuidar el planeta. Una de las tendencias que más auge está cobrando últimamente es el upcycling, que además nos permite ahorrar dinero. Aquí explicamos en que consiste esta actividad.

La práctica del reciclaje cada vez cuenta con más seguidores en todo el mundo. Poco a poco, todos vamos concienciándonos de la necesidad de realizarlo para cuidar nuestro planeta y protegerlo de su destrucción, que acarrearía también la de las generaciones futuras. Sin embargo, aún queda mucho por hacer y todas las ideas originales que se aporten en este sentido siempre son bienvenidas.

Una de ellas es el denominado upcycling, que podríamos traducir por «supra-reciclaje» y que no consiste en otra cosa que en transformar un objeto viejo que vamos a tirar en otro nuevo que posea utilidad para nosotros e incluso cierta calidad artística. Pensemos en una lata de conservas reconvertida en una bonita cesta para fruta: es un ejemplo de upcycling.

Foto de una manualidad

Ejemplo de upcycling: una libélula realizada con materiales desechables

Se trata de una práctica cada vez más popular que permite ahorrar dinero en la compra de nuevos objetos y, además, constituye una forma original de reciclaje: al aprovechar el viejo objeto, se reducen los residuos y también el gasto en materias vírgenes necesarias para fabricarlos nuevos. Existen en la Red numerosas páginas web que nos ofrecen ideas originales para realizar nuestros propios trabajos de upcycling. También un buen número de artistas plásticos han comenzado a utilizar como materia prima para sus obras diferentes materiales desechables.

Así, realizan esculturas con cajas de cartón o con metales viejos y oxidados o collages con diversos objetos usados, por poner tan sólo dos ejemplos. Incluso han comenzado a aparecer algunas empresas que se dedican a esta actividad a gran escala. Una de ellas es la norteamericana TerraCycle, que fabrica de forma industrial ciertos productos tomando como materiales productos de desecho: mochilas a partir de bolsas de bebida o cometas partiendo de envoltorios de galleta, para después venderlos en varios continentes.

Hasta sectores tradicionalmente tan elitistas como la joyería o la moda se han adherido al upcycling. Cada día es más frecuente observar pendientes realizados con anillas de latas o collares hechos a partir de medias. Pero, quizá donde esta actividad ha encontrado mayor acogida es en la del mobiliario y la decoración. Prestigiosos diseñadores han comenzado a desarrollar ideas en este sentido. Por ejemplo, un candelabro realizado con mil pares de gafas ideado por Stuart Haygarth o una silla de oficina hecha con piezas de una moto Vespa realizada por el estudio de diseño Bel & Bel. También nosotros podemos convertirnos en «supra-recicladores», basta tener alguna pieza vieja y un poco de imaginación.

Fuente: Consumer.

Foto: Chuchurex.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...