¿Qué opinan los científicos del daño que se está haciendo a la Tierra?

Más de 15 mil científicos unen su voz 25 años después de que lo hiciera otro grupo menor para seguir alertando a la humanidad.

Planeta Tierra

Ha llovido mucho desde que un gran grupo de científicos emitiera un aviso conjunto al planeta acerca del daño que le está haciendo la humanidad a la Tierra. Eso ocurrió en el año 1992 y con motivo de alertar a los demás especialistas y a la sociedad en general varios miles de científicos, entre los que se incluyeron varios premios Nobel, se unieron para decirle al mundo “ya basta”. Se formuló una lista de temas preocupantes que tenían que comenzar a cambiar para que la situación dejara de ser insostenible.

De esa fecha han pasado 25 años y la situación actual no es el mejor escenario en el que habían pensado esos científicos preocupados que emitieron la carta en cuestión. A día de hoy un nuevo grupo de científicos, entre los que repiten algunos de los que ya en los 90 elaboraron esta carta, se ha vuelto a reunir para insistir en la necesidad de cambiar las cosas. Esta vez han sido más de 15 mil científicos, una cantidad abrumadora en comparación a la original. Juntos han reconocido que lo que han hecho no es otra cosa que el “segundo aviso” de lo que está por venir si no se toman decisiones firmes en un breve espacio de tiempo.

El problema, y en lo que se enfocan en el comunicado, es en que no solo no se han resuelto los problemas planteados, sino que algunos de ellos están ahora en una situación todavía peor.

De todos los factores de alerta de los que se habló en los 90 solo se ha comenzado a trabajar y a dar solución en uno de ellos, que se trata de la triste pero siempre obligatoria excepción. En lo que se ha mejorado es en conseguir que la capa de ozono consiga un periodo de estabilización que siempre había sido necesario. Pero al margen queda todo lo que no ha salido tan bien. Por ejemplo, en el 92 se habló de la necesidad de evitar las pérdidas dramáticas de bosques, luchar contra la extinción de especies, frenar el cambio climático o conseguir controlar el progreso y crecimiento de la población humana, especialmente en ciertas zonas del mundo que desequilibran la ecuación.

Hoy día los problemas han aumentado. No solo se están perdiendo más bosques, sino que además el agua dulce está reduciéndose, el océano tiene una mayor cantidad de zonas absolutamente muertas y la sociedad sigue creciendo de forma descontrolada, siendo ahora de un 35% más que en 1992. También se siguen extinguiendo animales y todo apunta a que antes o después habrá algunas especies comunes que ya no será posible encontrarlas.

Apocalipsis

¿Qué hacer para que la situación mejore? Los científicos coinciden en que se están haciendo cosas bien, pero a una escala menor de la necesaria. El trabajo para frenar la súperpoblación por medio de la educación de mujeres jóvenes en áreas de pobreza está dando buenos efectos, también se están tomando buenas medidas en el ahorro de agua, pero todavía hay ajustes que realizar. El grupo de científicos cree que el cambio debe ser a nivel personal para que a partir de ese punto pueda ser global. Hay mucho que hacer a pequeña escala y que sus efectos positivos vayan llegando mucho más allá de una manera más notable.

Hablan de que nos reproduzcamos menos, que comamos menos carne, que no desperdiciemos alimentos y que creemos zonas que sirvan como reservas animales, tanto en tierra como en mar. Se trata de proteger la Tierra y de pensar que el planeta tiene que sobrevivir durante miles de años incluso cuando nosotros ya no nos encontremos vivos. La situación tiene que comenzar a cambiar radicalmente y hasta que eso ocurra lo que estaremos haciendo será poner rumbo hacia un futuro en el que la Tierra será muy distinta a como la conocemos ahora. Dicen los científicos que este es el segundo y último aviso, porque la cosa está suficientemente mal como para que veamos y seamos conscientes de los peligros que nos acechan en el horizonte.

¿Qué ocurrirá si no se producen cambios? Esperemos lo mejor de lo peor. Las teorías más catastrofistas hablan de la Tierra partiéndose en dos, de las fallas más peligrosas explotando y creando un auténtico infierno sobre el planeta. En otros casos la sociedad entraría en crisis debido a la falta de recursos y habría un gran cambio generacional que llevaría a que solo una parte de la sociedad terminara sobreviviendo a lo que ocurrirá. Nada es bueno, nada parece real teniendo en cuenta que vivimos muy cómodamente en casa, con los dispositivos tecnológicos gastando energía y comiendo carne sin parar mientras nos reproducimos y tenemos más y más hijos. El comportamiento global de la sociedad no es bueno y los científicos ya no saben cómo explicar que de esta manera no vamos a terminar nada bien, algo de lo que ya se nos avisó en 1992.

Foto: PIRO4DMyriams-Fotos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...