¿Qué efecto tienen las cápsulas de café en el medio ambiente?

Las cápsulas de café tienen un efecto muy negativo en el medio ambiente y se buscan soluciones para remediarlo.

Cápsulas de café no ecológicas

A diario nos hemos acostumbrado a consumir cápsulas de café en nuestro hogar o incluso en la empresa, dado que representan una forma sencilla y cómoda de beber café. Lo que quizá no nos hayamos planteado es que con el consumo de estas cápsulas lo que estamos haciendo es afectar al medio ambiente debido a los millones de cápsulas que se consumen en el mundo entero.

Las estadísticas indican que anualmente se generan y destruyen miles de millones de cápsulas que afectan de una manera notoria al ecosistema de Europa, América y Australia. Estas cápsulas se forman con aluminio y plástico que no es nada adecuado para el medio ambiente y que en grandes cantidades contribuye a que el mundo se vea muy afectado. ¿Pero todavía hay solución? ¿podemos evitar esta catástrofe que estamos provocando nosotros mismos?

Quizá la culpa la tenga George Clooney, que fue quien se convirtió en el rostro de la marca Nespresso en el año 2006. Desde que la marca nos bombardeó con sus anuncios publicitarios, aquellos en los que Clooney aparecía de una forma divertida logrando que tuviéramos interés por las cápsulas, no hemos podido dejar de pensar en las cápsulas y en el delicioso café que proporcionan. No sabríamos, por lo tanto, si tendríamos que echarle la culpa a Clooney, lo que no deja de ser paradójico a la vista de que el actor es un defensor incombustible del medio ambiente.

El consumo de las cápsulas de café ha crecido de forma notable en los últimos años. En el año 2010 se estimaba que generaba 7 mil millones de dólares, pero para el año 2015 ya había ascendido a nada más y nada menos que 17 mil millones. La estimación es que en los próximos años este sector continúe en ascenso y que siga posicionándose como una de las principales causas de contaminación de las que prácticamente no somos conscientes. Anualmente en algunos países se llegan a gastar entre 300 y 500 millones de dólares anuales en la adquisición de cápsulas.

El problema principal con las cápsulas de café es su comodidad, lo eficientes que son, su precio y que además de esto abren una amplia variedad de sabores a los consumidores. Tanto si hablamos de Nespresso como de otras de las marcas disponibles en el mercado, su eficiencia es enorme. Solo hay que comprar una cafetera de cápsulas, que cada vez tienen precios más reducidos, y después acceder a la adquisición de más sabores en cualquier supermercado. En los últimos años también han aumentado las marcas blancas, lo que supone para los consumidores una forma de ahorrar dinero sacrificando parte del sabor característico de los fabricantes de las cafeteras. Esto ha generado un mayor interés por esta forma de consumir café que le ha ido quitando cuota de mercado al café tradicional en bolsa y polvos que tanto se ha consumido en la historia.

Café

¿Dónde llegaremos si continuamos fomentando el consumo de café en cápsulas? Hay quienes defienden que se trata de una de las mayores amenazas para el medio ambiente. El propio Jean-Paul Gaillard, antiguo CEO de Nespresso, se ha posicionado de manera muy convincente contra este tipo de café que solo empeora el estado del medio ambiente. Gaillard cree que en un futuro próximo las cápsulas de café representarán un desastre absoluto para el medio ambiente, por lo que todos deberíamos pensar en si nos compensa sacrificar nuestro planeta a cambio de un poco de comodidad.

Gaillard es uno de esos casos raros en el sector del café, porque aunque siempre estuvo muy comprometido con la marca y con la producción de este producto hasta que comprobó por sí mismo los problemas que generaba para el medio ambiente y lo nocivas que eran las cápsulas. A partir de ese día decidió no seguir formando parte de ese barco que no tenía intención de detenerse y que podemos ver que sigue avanzando como uno de los principales motores de la industria del café. Lo que sí hizo el ejecutivo fue contactar con el propio George Clooney para informarle de lo que ocurría con la marca y con el producto, para que tomara sus propias decisiones en relación a abandonar el proyecto o seguir adelante con él.

¿Cómo se podría solucionar el problema? La idea es dar con unas cápsulas de café que sean biodegradables y que así eviten afectar al medio ambiente. Ahora mismo la mayor parte de las cápsulas están formadas con la combinación de aluminio y plásticos, disponiendo de materia orgánica en su interior. Los estudios que se han realizado indican que estas cápsulas necesitan de entre 150 y 500 años para descomponerse, así que como los especialistas en medio ambiente reconocen, se trata de un tipo de producto que no tiene ninguna lógica dentro de la sociedad actual.

La otra forma de luchar contra los ataques que producen las cápsulas de café es mediante el reciclaje, algo en lo que Nespresso ya está moviendo pieza a través de su colaboración con distintas entidades entre las que destaca TerraCycle. Dicen desde esta entidad que tienen una buena estructura para animar a los consumidores a que hagan el envío de las cápsulas. En su caso cuentan con un sistema por el cual pagan los gastos de envío de las cápsulas y dicen que también realizan donaciones a entidades de caridad por cada una de las cápsulas que se reciben, permitiendo que sean los propios clientes los que decidan cuál es la causa a la que quieren ayudar. ¿Pero es suficiente?

Cápsulas café

La realidad es que no. A diario vemos cómo las familias tiran decenas de cápsulas de café a la basura sin preocuparse de si se van a poder reciclar o no. Lo mismo ocurre en las empresas y en los bares o cafeterías en los que se utilizan también cápsulas de café. No hay una cultura de reciclaje, no se comunican formas de poder reciclar las cápsulas ni se habilitan suficientes puntos de reciclado en los que los consumidores puedan llegar a dejar sus cápsulas usadas. En realidad no sería tan complicado habilitar puntos de reciclaje, por lo que gran responsabilidad del problema lo tienen las propias empresas que fabrican las cápsulas.

¿Funcionan las técnicas de reciclaje que aplican entidades como TerraCycle? En principio deberían hacerlo. Aseguran que su proceso se compone de separar los elementos orgánicos de los metales para después fundir estos en más productos y lo mismo se puede decir de los plásticos. En principio toda operación de reciclado debería ser mejor que nada, y el problema parece que tiene una solución más sencilla de lo que se podría llegar a imaginar. Por lo tanto, aquí la pregunta es, ¿por qué los fabricantes de cápsulas no son conscientes de lo que está ocurriendo y trabajan para que sus productos se puedan reciclar de una forma adecuada? ¿o por qué no cambian los materiales con los que se fabrican las cápsulas?

Lo que está claro son dos cosas: que nos encanta el café en cápsulas y que no queremos que nuestro planeta se vaya a pique por la mucha cafeína que consumimos. Así que hay que ponerse manos a la obra para que todo pueda redirigirse hacia un camino en el que todos quedemos satisfechos de una forma u otra.

Vía: ABC

Foto: Engin_AkyurtCITYEDV

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...