Naturaleza: nuevas especies descubiertas en 2011

La Naturaleza, en su ingente majestuosidad, no deja nunca de sorprendernos. Uno de los fenómenos más habituales en este sentido es el del hallazgo de nuevas especies. Todos los años se producen un buen número de descubrimientos. Aquí exponemos algunos de los más curiosos del último año, como, por ejemplo, la bacteria que devora el hierro del mítico ‘Titanic’.

Aunque a veces la Ciencia o, más bien, algunos científicos caen en la soberbia de decir que el ser humano está en condiciones de explicarlo casi todo, la tozuda Naturaleza se empeña en desmentirlos constantemente con sorpresas que los obligan a replantearse muchas de sus teorías. Y es que, cada cierto tiempo, se producen nuevos hallazgos que vienen a desmontar de raíz tesis ya aceptadas de forma casi unánime.

En este sentido, uno de los fenómenos que con más frecuencia se dan es el de la aparición de nuevas especies de seres vivos. Todos los años son descubiertas miles de ellas tanto del reino animal como del vegetal. De hecho, hasta hoy, la Ciencia ha catalogado aproximadamente un millón ochocientas mil especies y se estima que la biodiversidad de la Tierra podría albergar entre diez y cien millones de ellas.

Foto de un antílope

Un antílope, a cuya familia pertenece el Philantomba walteri, una de las nuevas especies descubiertas en 2011

Hasta tal punto llega lo que desconocemos que cualquier turista observador puede hallar una criatura nueva, pues muchos de estos descubrimientos se producen así de accidentalmente. Esto ha sucedido con algunos de los realizados el pasado año 2011. Entre los más curiosos se halla una bacteria, la Halomonas titanicae que se ha encontrado en el casco del mítico transatlántico hundido y que es capaz de devorar el hierro de su casco. Otro hallazgo ha sido el de un pequeño hongo bioluminiscente, el Mycena luxaeternae, que se encuentra en los bosques de Brasil y que emite una luz averdosada.

Pero también entre las criaturas de mayor tamaño se producen descubrimientos. Así ocurrió con el Philamtomba walteri, un duiker –especie de antílope– encontrado en un mercado de carne en África. Otro sorprendente hallazgo fue el de la Saltobiattella montistabularis, una suerte de cucaracha capaz de saltar igual que un saltamontes, o el de la Caerostris darwini, una diminuta araña que teje telas súper resistentes de más de veinticinco metros de largo, o, en fin, el de la Tyrannobdella rex, una sanguijuela de enormes dientes.

Sin embargo, estos descubrimientos, lógicamente, no son exclusivos del pasado año. También durante los anteriores se produjeron algunos sorprendentes. Así, por ejemplo, en 2009, se halló el insecto palo más largo del mundo, el Phobaeticus chani, que llega a medir más de cincuenta centímetros. O, en sentido contrario, el del caballito de mar más pequeño del mundo, el Hippocampus satomiae, que mide unos diez milímetros. En cuanto al 2012, todos podemos participar en los nuevos hallazgos colaborando con el Instituto Internacional para la Exploración de Especies. Basta seguir las instrucciones que nos brindan en su web a la que podemos acceder en este enlace.

Fuente: Revista Consumer.

Foto: Cheesy 42.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...