Los registros de 2012 ratifican el calentamiento global, según datos oficiales

En el 2012 siguió la curva ascendente de las temperaturas globales: se trató del noveno más caliente desde 1880, dato que sirve para comprobar el cambio climático que se viene dando por el creciente CO2 en la atmósfera y demás gases de efecto invernadero.

Tierra

El planeta se está calentando

El año pasado fue el noveno más caliente desde 1880, dato que sirve para comprobar la tendencia de incremento de las temperaturas globales, según los registros presentados recientemente por la NASA.

Salvo el año 1988, los nueve años más cálidos en los registros que se tienen de 132 años han ocurrido desde 2000, con períodos récords de calor en el 2010 y 2005, por lo que el tan mentado «cambio climático» parece ser cierto y seguir elevando los termómetros, con las consecuencias nefastas que ello puede traer.

Como bien destacó Gavin Schmidt, científico del Instituto Goddard de Estudios Espaciales (GISS), «el planeta se está calentando» como respuesta a las «cantidades crecientes de dióxido de carbono en la atmósfera«. La temperatura media del planeta el año pasado fue de 14,6 grados centígrados, es decir, 0,6 grados más que a mediados del siglo XX.

Desde 1880, la temperatura se ha incrementado en 1,4 grados, según los últimos datos del GISS. El calentamiento global es un hecho, y ello más allá de las fluctuaciones propias en los patrones atmosféricos que puedan darse de año a año.

Los investigadores destacaron al respecto que este aumento en la temperatura promedio del planeta surge de los registros anuales bien documentados, y en relación también con los niveles de concentración de gases de efecto invernadero.

Si en 1880 (primer año en los registros de GISS), el nivel de CO2 en la atmósfera era de unas 285 partes por millón (ppm)  (el primer año de registros de temperatura en los análisis del GISS) y en 1960 la concentración era ya de 315 ppm, según informó la NASA. Actualmente, está por encima de 390 ppm.

Los análisis del GISS se basan en datos meteorológicos que se recogen de más de mil estaciones de todo el mundo, y de otras observaciones de la temperatura del océano tomada desde satélites, así como de registros de estaciones en la Antártida. En estos estudios se utiliza como línea de base la media de temperatura entre los años 1951 y 1980.

Los científicos de GISS han destacado especialmente el territorio estadounidense, ya que allí 2012 resultó ser el año más cálido desde que se tienen registros: “Las temperaturas en Estados Unidos en el verano de 2012 son un ejemplo de una nueva tendencia de extremos estacionales que superan los registros máximos de mediados del siglo XX”, dijo James E. Hansen, director del GISS.

Los dados del clima están ya echados y, aunque algunas estaciones serán más frescas que la media a largo plazo, la gente va a notar que la frecuencia de tales extremos de calor está incrementándose… y son los extremos los que tienen mayor impacto en la población”, concluyó el especialista.

Foto Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...