El “Hobbit” existió y tuvo un rostro

El “hobbit” u Hombre de Flores existió, vivió hace miles de años en Indonesia, y tuvo un rostro: recientemente se dio a conocer una reconstrucción de su cara hecha en base a los únicos restos fósiles de los que se dispone en la actualidad.

Hayes-1

Hayes y su reconstrucción del Hombre de Flores

El “hobbit“, curioso personaje que revivió J.R Tolkien en su obra “El Señor de los Anillos”, existió y tuvo un rostro: recientemente se dio a conocer la que podría haber sido la cara del Hombre de Flores, un ser humano de pequeño tamaño que vivió en Indonesia hace miles de años, y cuya altura no superaba el metro, con una capacidad craneal similar a la de un chimpancé.

No es bonita, pero sí es muy distintiva“, señaló la autora de la reconstrucción, Susan Hayes, de la Universidad de Wollongong, en Australia, durante la presentación de este particular retrato. El trabajo se realizó a partir de los únicos restos fósiles hallados en una Isla de Indonesia en el año 2003, con unos 18.000 años de antigüedad.

Según contó, le llevó unos ocho meses el realizar el retrato, el cual, según aseguró, se ajusta a la realidad:  “Me ha llevado más tiempo del que tenía previsto, me ha dado algún que otro dolor de cabeza, pero estoy satisfecha con el resultado y con el desarrollo metodológico que he seguido”, relató la experta.

Sin embargo, otros expertos en el campo de la reconstrucción se manifestaron poco conformes con este trabajo, tal como el experimentado paleoartista español Mauricio Antón: “Es un excelente ejemplo de cómo no se debe hacer una reconstrucción paleoantropológica. Lo más chocante es cómo se han inventado una nariz de tipo moderno cuando el cráneo fósil tiene unos nasales planos más parecidos a los de un chimpancé”, indicó.

De todos modos, no deja de ser otro intento de traer a  nuestros días el rostro del Hombre de Flores, sobre cuyo origen hay dos opiniones más difundidas en la comunidad científica: una, la liderada por Michael Morwood, de la Universidad de Wollongong, que cree que el hobbit es una especie distinta, que habría descendido del homo erectus, mientras que la segunda, encabezada por Teuku Jacob, no cree que sea una nueva especie, sino que sería un tipo de “homo sapiens enfermo“.

Morwood considera que una pequeña población de estos seres habría quedado aislada en la isla y habría evolucionado hasta dar lugar al Hombre de Flores mientras en los continentes ya habitaban los homo sapiens. En cambio, la hipótesis de Jabob, de la Universidad de Gadjah Mada (Indonesia) sugeriría que, tras estudiar el cráneo de este pequeño hombre, se trató de un homo sapiens enfermo, con algún síndrome que no le permitió crecer y le produjo microcefalia.

La polémica sobre su origen continúa hoy en día y, por el momento, hasta que no se encuentren más restos de estos seres, seguirá sin grandes avances.

Foto Australian Archeological Association

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...