El derretimiento del permafrost del Ártico liberaría gases invernadero e incrementaría el calentamiento global

Un equipo de expertos, liderado por la Universidad de Estocolmo, en Suecia, ha descubierto que en el Ártico se está liberando mucho más gas invernadero, metano y dióxido de carbono, de lo que se tenía previsto.

Artico

El Ártico se deshiela y libera gases de efecto invernadero, advierten científicos

El problema del calentamiento global continúa y sus consecuencias ya son palpables: ahora un equipo de expertos, liderado por la Universidad de Estocolmo, en Suecia, ha descubierto que en el Ártico se está liberando mucho más gas invernadero, metano y dióxido de carbono, de lo que se tenía previsto.

Una gran cantidad de estos gases proviene de un inmenso depósito de carbono antiguo contenido en el permafrost  -capa de hielo congelada en la superficie- a lo largo de los 7.000 kilómetros del litoral en la parte norte del Ártico siberiano. Este desprendimiento inesperado podría contribuir aún más al calentamiento global.

Es que la relación es directamente proporcional, ya que a medida que las temperaturas de la zona se incrementan, se produce el deshielo que libera el carbono atrapado en las inmensas paredes de hielo en la costa ártica.

La extensión de esta región es de cerca de un millón de kilómetros (casi cuatro veces la superficie del Reino Unido). Esta zona ya está experimentando el doble del calentamiento global promedio del mundo.

Pero sucede además que debido a su inaccesibilidad, no se conocía bien cómo es la situación aquí, y para averiguarlo el equipo de investigación ha realizado una expedición marítima que duró siete semanas. Hasta el momento, las imágenes satelitales con las que se cuenta revelan miles de kilómetros de aguas blanquecinas, lo que hace pensar de una «invasión masiva de escombros» desprendidos.

El equipo de investigación compuesto por Laura Sánchez (ahora en el Instituto Catalán de Ciencias Climáticas, en España), Jorien Vonk (ahora en el Instituto Federal Suizo de Tecnología en Zúrich), Örjan Gustafsson de la Universidad de Estocolmo, y Bart van Dongen de la Universidad de Manchester en el Reino Unido, ha encontrado que el carbono acumulado por decenas de miles de años en esta franja costera se está convirtiendo, con notable rápidez, en metano y dióxido de carbono.

Aunque la velocidad actual del proceso no está afectando aún significativamente los niveles de CO2 en la atmósfera terrestre, el estudio multinacional ha demostrado que el proceso ya está en marcha, a lo que habrá que prestar mayor atención.

Según se calcula, hasta 44.000 toneladas de nitrógeno y 580.000 de carbono almacenados en el permafrost ártico podrían liberarse al medio ambiente a medida que la región comience a descongelarse durante el siglo como resultado del calentamiento global.

El grupo de investigación ha incluido a especialistas de varios países:  Suecia, Rusia, Estados Unidos, España, Suiza, Noruega y Dinamarca.

Foto Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...