¿Cómo ven los animales?

Vivimos constantemente rodeados de animales. En general, son mascotas con las que el ser humano comparte sus días.  Esta realidad es la que lleva a preguntarnos sobre la capacidad de visión de los mismos. La respuesta es sumamente compleja, ya que obviamente no podemos preguntarles acerca de cómo observan el mundo.

Para ello los investigadores han creado una serie de  estudios comparativos, cuyo resultado ha arrojado algunas premisas  acerca de la visión de los animales.

Antes de intentar definir  la manera en que logran ver nuestras mascotas, es pertinente definir la función visual. La misma, es  la consecuencia de una mezcla de elementos como: el campo visual, la percepción de profundidad, la habilidad para enfocar, la  percepción de movimiento y diferenciación del color.  Aunque los humanos no lo registremos estos procesos son realizados por el cerebro cada vez que observamos algo.

Más allá del mito de que los perros y gatos sólo ven en blanco y negro. Se ha descubierto que los mimos son capaces de distinguir algunos colores.

Es así que  los perros y los gatos tienen la capacidad de distinguir el color rojo y azul. Sin embargo, puede suceder que intercambien el  verde y rojo. Las mascotas poseen entonces una  visión dicromática, en comparación con la visión tricromática de los seres humanos.

Este descubrimiento es el resultado  de  tests de comportamiento y pruebas de estimulación de la retina a diferentes longitudes de onda.

Otra particularidad observable, para medir la capacidad de visión de los animales tiene que ver con la posición de los ojos en la cabeza. La misma  determina  tanto el grado de visión periférica como el diámetro del campo visual, lo que determina la  visión binocular.

Esta visión es la que nos permite  medir de manera certera las distancias. El campo visual de un perro y gato es de 240 grados, comparado con los 200 grados de los humanos.

Por otro lado es interesante añadir, que tanto los perros como los gatos intensifican la visión en condiciones de penumbra. Esto se debe, a la capacidad y el desarrollo de adaptación de los animales primitivamente cazadores.   De allí, proviene la impresión de que  los ojos de los animales parezcan  brillantes en las noches cuando se los encandila con una luz.

De esta manera, las mascotas ven en general mucho más y mejor de lo que se cree.  Además los animales poseen desarrollados otros sentidos de manera formidable como el gusto y el olfato, herramientas inigualables para conocer el mundo.

Fotografía:  jose_cañas_aves en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...