¿Cómo sembrar semillas de espinaca?

Veamos en Aprender Gratis cómo sembrar semillas de espinaca para tener nuestro propio cultivo de esta hortaliza tan rica en nutrientes como utilizada en la cocina.

cultivo espinacas

Cultivo de espinacas

Hoy en día cada vez está más presente la idea de tener la propia huerta, o algunos cultivos en la propia casa: la búsqueda de lo orgánico, natural y más saludable, y la autosustentabilidad es algo que atrae cada vez a más gente. Pues bien, en Aprender Gratis veamos cómo sembrar semillas de espinaca en casa, y lograr tener nuestras propias plantas de Spinacia Oleracea (su nombre científico).

Se trata de una hortaliza, perteneciente a la familia de las Quenodopiáceas, cuyo inicio del cultivo data a tiempos remotos, ya los Persas, por ejemplo, la cultivaban, y luego fueron los países árabes los que la introdujeron en Europa.

Pues bien, en principio habrá que saber que la época ideal para cultivar espinaca es entre los meses de septiembre a diciembre (en otoño), ya que cuando hace mucho calor sus hojas se estropean. La forma de sembrar estas semillas es directa: se deberán colocar a una profundidad de entre 2 y 3 centímetros, y con un marco de plantación de 30 x 10 centímetros.

El tiempo de germinación de las semillas de espinaca es de cerca de tres semanas, y su recolección será posible a partir de un mes y medio después de la siembra, cuando la planta está ya bien formada, verde y brillosa.

La espinaca crecerá mejor en climas frescos -soporta incluso el frío- y en suelos que sean sueltos, livianos y ricos en humus. En cuanto al riego se debe decir que sí deberá ser frecuente, ya que requiere de humedad (aunque siempre evitando los encharcamientos), no requerirá además de demasiado abonado.

Se aconseja sembrar distintas partidas cada dos semanas para obtener siempre espinacas frescas, y para tener un cultivo ecológico y de buena calidad, se aconseja la técnica del acolchado en el cultivo de la espinaca ya que retiene la humedad. Así como asociarla con hortalizas favorables para su crecimiento como las judías, coles, apio, haba o las lechugas.

Por el contrario, no se recomienda asociarla a hortalizas de su misma familia como la acelga o remolacha. Si se la cultivará en macetas, habrá que tener presente que sean recipientes con una capacidad mínima de dos litros y una profundidad de unos 20 centímetros.

Así que ya sabes, también es posible cultivar la propia espinaca, este alimento tan rico en hierro y vitaminas para el ser humano, que siempre deberá formar para de una dieta equilibrada y nutritiva.

Foto Herbolario Allium en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...