Científicos reconstruyen el pequeño cerebro de un Ampelosaurio que habría sido lento y muy poco inteligente

Un grupo de investigadores han logrado la reconstrucción tridimensional del cerebro de tan sólo ocho centímetros de un Saurópodo de 15 metros de largo que se descubrió en Cuenca, lo que indicaría que se trató que un animal lento, poco ágil y poco dotado de inteligencia.

ampelosaurus

Científicos reconstruyen el pequeño cerebro de un Ampelosaurus, que habría vivido hace 70 millones de años, y que habría sido torpe y poco inteligente

Los dinosaurios aún siguen siendo un misterio, desde varios puntos de vista. Recientemente, la reconstrucción tridimensional del cerebro de tan sólo ocho centímetros de un Saurópodo de 15 metros de largo que se descubrió en Cuenca indica indicaría que se trató que un animal lento y poco ágil.

Este ampelosaurio que habría habitado la región hace unos 70 millones de años sería de gran tamaño pero muy torpe y poco dotado en inteligencia. Su cerebro sólo medía unos ocho centímetros, muy pequeño para sus 15 metros de largo y 3 metros de alto.

Esta reconstrucción estuvo a cargo de un grupo de científicos de España y de Estados Unidos, quienes utilizaron los restos fósiles encontrados en el yacimiento de Lo Hueco, en Cuenca, en el año 2007.

Otra de las características que llamó la atención a los investigadores fue el pequeño oído interno de ejemplar, que indicaría “que el ampelosaurio no estaría adaptado para mover rápidamente ni los ojos, ni la cabeza ni el cuello”, según señaló Fabien koll, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), y que dirigió esta investigación.

El especialista recordó que la antigua creencia de que los dinosaurios eran animales «tontos» cambió en la década del 70, aunque este saurópodo si parecería ajustarse a ella, en vista a las nuevas evidencias sobre su anatomía.

Los fósiles hallador corresponden a un ampelosaurio -como se indicó- que era herbívoro (aunque se sabe sobre otras variedades de este tipo, ya carnívoros, que habrían estado mejor dotados neurológica y sensorialmente).

Para ver cómo era el cerebro de este dinosaurio, los investigadores recurrieron a técnicas de tomografía computerizada y reconstrucción tridimensional del neurocráneo, el estuche óseo del cerebro, que se ha logrado recuperar casi completo. El escáner diferencia con gran precisión entre el hueso fosilizado y el sedimento que tiene el fósil del cráneo en su interior, lo que les ha permitido hacer la reconstrucción virtual del cerebro con una resolución de dos décimas de milímetro, según explicaron los mismos científicos.

Los saurópodos dominaron grandes extensiones del planeta entre unos 220 y 66 millones de años atrás, de aquí que este ejemplar haya sido uno de los «últimos» que habría vivido por entonces (está datado en 70 millones de años), de aquí que el cerebro tan poco desarrollado haya llamado tanto la atención a los expertos.

Otros dinosaurios estaban mucho más avanzados neurológicamente, como los velociraptores y géneros similares, muy emparentados con las aves.

Hasta el momento, sólo se conoce una especie de ampelosaurio, A.atacis, que fue descubierta en Francia. Pero las diferencias entre el fósil español y el francés no excluyen la posibilidad de que se trate de dos especies diferentes, por lo que los investigadores requieren de más fósiles para estar seguros. De momento, está claro que el ejemplar de Lo Hueco pertenece a los titanosaurios, que fueron los últimos saurópodos que habitaron el planeta.

Foto Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...