Bacterias en la Antártida: viven a menos de 13 grados y en total oscuridad

Un reciente estudio complejo, que demandó varios años, ha descubierto que ciertas bacterias sí pueden existir en un ambiente salino, absolutamente oscuro, a menos de 13 grados bajo cero de temperatura promedio, y a una profundidad de 20 metros bajo hielo en un ambiente tan inhóspito como la Antártida.

Valles Secos

En los Valles Secos de McMurdo, en la Antártida, se han encontrado

Siempre se ha creído que la vida, en cualquier forma, no puede desarrollarse ni mantenerse en un ambiente con unas determinadas condiciones rigurosas: pues, se ha descubierto que ciertas bacterias sí pueden existir en un ambiente salino, absolutamente oscuro, a menos de 13 grados bajo cero de temperatura promedio, y a una profundidad de 20 metros bajo hielo en un ambiente tan inhóspito como la Antártida.

Se trata en su mayoría de bacterias – extremófilos, capaces de vivir en condiciones de alta radiactividad, ausencia de luz, gran acidez y a una temperatura de varios grados bajo cero, formas de vida que han cambiado la mirada de los investigadores.

Hace poco se publicó en la revista ‘Proceedings of the Nacional Academy of Sciences‘ (PNAS) los resultados de un trabajo realizado en el Lago Vida, en la Antártida, en el que se ha encontrado la primera forma de vida capaz de vivir en un ambiente congelado e inhóspito. En concreto, este lago se encuentra en los secos Valles McMurdo, en el Valle Victoria, al Este de la Antártida.

Estas aguas no contienen oxígeno, están congeladas en su mayor parte y contienen los mayores niveles de óxido nitroso de cualquier agua natural presente en el planeta, además, poseen una salinidad hasta seis veces mayor que el agua de mar y su temperatura media es de 13,5 grados centígrados bajo cero.

Pues, a pesar de estas condiciones tan dura, los científicos han identificado una comunidad bacteriana muy diversa y abundante que vive en la total oscuridad, en sus profundidades.

Los estudios previos a este hallazgo revelaban que este ambiente salino, y las formas de vida que lo habitan, han permanecido aislados del exterior durante cerca de 3.000 años.

Este estudio abre una ventana hacia uno de los ecosistemas más extraordinarios de la Tierra“, aseguró al respecto Alison E. Murray, investigadora de la División de Ciencias de la Tierra y los Ecosistemas del Instituto de Investigación del Desierto de Reno (Nevada, EEUU) y líder del trabajo.

El descubrimiento demuestra que el ecosistema y las formas de vida allí encontradas serían análogas a los hábitats que se pueden encontrar en otros “mundos” helados y rocosos en los que se hayan dado también condiciones de salinidad y agua superficial.

Hallazgos como este han cambiado nuestra percepción de los ambientes que pueden contener restos, o incluso formas, de vida más allá de la Tierra, como Marte, Europa o Encélado“, escribieron los responsables del descubrimiento en el artículo.

Según se relató, las tareas de extracción segura de las muestras fueron complicadas: los investigadores realizaron dos expediciones, una en 2005 y otra en 2010, debieron perforar primero el lago y extraer luego testigos helados en los que poder rastrear la presencia de cualquier ser vivo.

Para estas acciones, se debieron desarrollar complicados protocolos de extracción y usar equipo especializado para evitar el intercambio de bacterias entre las muestras y el exterior.

Foto Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...