¿En qué consiste la famosa dieta Dukan?

Las dietas ‘milagro’ no existen. La única forma de adelgazar es ponerse en manos de un médico endocrino e ir poco a poco. A partir de esta premisa, desconfiamos del último régimen de moda, el de Pierre Dukan, que está causando furor en todo el mundo. Aquí explicamos en qué consiste.

Personalmente somos muy escépticos –por no decir enemigos– de las llamadas dietas ‘milagro’, esas que nos prometen perder peso de forma rápida y sin esfuerzo, comiendo todo lo que deseemos.

Generalmente, no son otra cosa que auténticos timos que, además de perjudicar seriamente la salud al privar a nuestro organismo de alimentos básicos, tienen un fuerte efecto rebote, de tal suerte que acabamos recuperando aún más kilos que los que habíamos perdido.

Foto de un cuenco de arroz

Los carbohidratos como el arroz, tan necesarios, están casi ausentes de la dieta Dukan

La única forma sana de adelgazar es ponerse en manos de un médico endocrino que, basándose en una serie de parámetros tales como nuestra constitución física, edad o cantidad de sobrepeso, nos preparará un régimen personalizado que nos permitirá ir eliminando kilos poco a poco.

Por todo ello, desconfiamos de la última de las dietas que causan furor en el mundo: la conocida como dieta Dukan, así llamada por el apellido del médico francés que la ha creado y considerada por la Asociación Española de Dietistas como «ineficaz y fraudulenta».

Pierre Dukan nos propone comer a voluntad, algo que es el sueño dorado de toda persona que inicia un régimen.

La única condición es que solamente pueden tomarse un número limitado de alimentos aunque, como se trata nada menos que de ciensetenta y dos productos del mundo animal y veintiocho del vegetal-, esto es poco relevante.

A partir de esta premisa, la dieta Dukan se compone de cuatro fases. La primera, bautizada como ‘de ataque’ y compuesta por setenta y dos alimentos con gran riqueza proteínica, persigue ser fulminante y ofrece resultados inmediatos.

La segunda, bautizada por Dukan como ‘de crucero’, ofrece conducir al peso justo. Para ello, se apoya en una dieta que alterna días en que se ingieren proteínas puras (‘Fases PP’) con otros en que deben comerse acompañadas de verduras (‘Fases PV’).

La tercera etapa se denomina ‘de consolidación’ y promete hacernos regresar a una alimentación equilibrada. Busca que consolidemos el peso adquirido y no se produzca el temido efecto rebote que tantos regímenes estropea.

Dura, aproximadamente, diez días por kilo perdido y se cimenta en las llamadas ‘dos comidas de gala’, en las cuales podemos ingerir algún producto de capricho.

Y, finalmente, está la cuarta etapa o ‘de estabilización definitiva’, basada en tres medidas que deben seguirse rígidamente.

En cualquier caso, la dieta Dukan puede ser muy peligrosa. Así, propone, por ejemplo, suprimir aceites, azúcares e hidratos de carbono, tres elementos esenciales para el organismo y cuya carencia puede provocar problemas hepáticos, renales, estreñimiento o fatiga.

Y eso por mencionar sólo lo evidente. Las dietas milagro no existen y, para adelgazar seguro de no tener complicaciones de salud, lo mejor es acudir a un médico endocrino.

Fuente: Web de la dieta Dukan.

Foto: Arroz: Jlastras en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...