El regaliz y sus propiedades saludables

Si decimos que los medicamentos proceden, en su mayoría, de las plantas, no descubrimos nada nuevo. Por ello, ¿Por qué no tomar éstas en nuestra dieta? Una de las más beneficiosas es el regaliz, usado desde la antigüedad en todas las culturas y cuyas virtudes medicinales para catarros, úlceras y otros padecimientos están sobradamente comprobadas.

Si decimos que la inmensa mayoría de los productos farmacéuticos proceden de elaborar químicamente plantas y otros elementos naturales, no estamos descubriendo nada nuevo. Sin embargo, algo tan simple como esto, tiende a olvidársenos cuando nos planteamos nuestra alimentación.

Foto de una ilustración de la planta

Ilustración de la Glycyrrhiza glabra en un tratado de botánica

Por poner un ejemplo, si en la naturaleza existen productos laxantes como la naranja o el kiwi, ¿Por qué cuando los necesitamos, en vez de recurrir a ellos, lo hacemos a compuestos farmacéuticos? O, si tenemos problemas de retención de orina, ¿Por qué no tomar jugo de arándano en vez de fármacos?

Estas dos simples muestras no tratan de restar valor a los medicamentos, con seguridad el mejor invento del Hombre. Sencillamente intentar señalar que, si nos cuidamos con los productos apropiados, gozaremos de mejor salud y no tendremos necesidad de llegar al consumo de aquéllos, que se produce cuando ya existe una enfermedad.

Otro de estos elementos naturales que posee propiedades benéficas es el regaliz, una planta milenaria cuya existencia y uso medicinal consta desde los tiempos de las más antiguas civilizaciones, desde la china hasta la egipcia, y que ha estado presente a lo largo de los siglos en los tratados de medicina de todos los países.


A modo de curiosidad, durante la época de la República de Venecia, incluso se usaba en la fórmula para hacer un producto llamado ‘teriaca’, que, según sus inventores, era válido para cualquier enfermedad.

Se trata de la raíz de un arbusto llamado Glycyrrhiza glabra –en Griego clásico, ‘raíz dulce’-, que suele crecer en las orillas de ríos y en zonas húmedas en general. El momento apropiado para su recogida es el tercer año de vida de la planta y sus propiedades terapéuticas son realmente sorprendentes.

De hecho, hoy en día se recomienda el uso del regaliz para tratar problemas respiratorios, especialmente congestiones producidas por catarros; para calmar los dolores producidos por úlceras gástricas; como laxante y antioxidante e incluso para problemas de la piel, como dermatitis o eritemas.

Foto de la ribera de un río

La planta suele crecer en las riberas de los ríos y otras zonas húmedas

Tan sólo existe una contraindicación para el uso del regaliz: se trata de aquéllas personas que tengan problemas de hipertensión –tensión arterial alta-, pues se cree que su consumo la eleva. Ello es debido a uno de sus componentes, la glicirricina y, por esta misma causa, los profesionales recomiendan no abusar del regaliz, ya que la intoxicación con esta sustancia puede producir complicaciones.

Pero siempre que se consuma moderadamente –ningún producto en exceso es bueno-, el regaliz constituye un sano reforzante natural para nuestro organismo y, además, es muy sabroso.

Fuente: El periódico de la farmacia.

Fotos: Glycyrrhiza glabra: Topjabot en Wikimedia | Ribera de río: Víctor Juanas Uriol en Artelista.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...