El aceite de oliva, oro líquido para la salud

En estos tiempos en que tan dados somos a copiar lo americano, la comida no iba a ser una excepción. Y, así, olvidamos alimentos que siempre han estado presentes en nuestra dieta y que son muy beneficiosos para la salud. Uno de ellos es el aceite de oliva, que ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y otras muchas dolencias, como la artritis o la diabetes.

 Las modas que proceden de Norteamérica se imponen cada vez con más fuerza y las culinarias no iban a ser una excepción. Grave error que acabaremos pagando con nuestra salud porque, a fuerza de imitar sus costumbres, cada vez comemos peor. Abandonamos productos que siempre han estado en nuestra dieta y que son beneficiosos, para consumir hamburguesas, pizzas y otras porquerías que no aportan nada.

Foto de aceite de oliva

Aceite de oliva

Elementos presentes secularmente en nuestro régimen alimenticio, como la fruta, las verduras, los cereales, las legumbres y, por qué no decirlo, el vino -con moderación-, aportan muchos más beneficios que cualquier producto del otro lado del Atlántico.

Pero si hay un tesoro que en España existe en abundancia es el aceite de oliva. Se trata de un ácido graso monoinsaturado y, por tanto, mucho más beneficioso que los saturados y posee un importante poder antioxidante que evita el envejecimiento de las células.

Pero los beneficios de este ‘oro líquido’ –como se le ha calificado- son muchos más. Contiene vitaminas A y E, ácido oléico y una elevada cantidad de polifenoles. Lógicamente, estas sustancias se encuentran en mayor cantidad cuanto más virgen sea el aceite. Se le denomina así por su menor grado de acidez y los mejores son los que están por debajo del 0,8%.

El aceite de oliva beneficia los problemas diabéticos, ya que mejora el metabolismo de la glucosa, ayuda a prevenir la artritis reumatoide –enfermedad inflamatoria de las articulaciones- e incluso es beneficioso, al parecer, para prevenir algunos tipos de cáncer.


Pero donde el aceite de oliva es realmente eficaz es en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Ayuda a aumentar el llamado colesterol ‘bueno’ y a reducir el malo y mejora la circulación sanguínea, cardiaca y cerebral. De hecho, la incidencia de estas enfermedades es mucho más elevada en los países nórdicos –poco consumidores de aceite- que en los mediterráneos.

Foto de una mesa con diversos aceites

Una cata de aceites de oliva de distintas procedencias

Incluso puede utilizarse como hidratante de la piel, pues algunos estudios afirman que ayuda a reducir las dermatitis, mejora la soriasis y evita la escamación de la piel. Por tanto, también resulta un buen cosmético.

No obstante lo dicho, debe consumirse con moderación –se recomiendan dos cucharadas al día-, ya que posee un alto número de calorías y engorda. Además, como realmente es beneficioso es crudo. Al utilizarlo para freír, pierde la gran mayoría de sus cualidades o éstas se convierten en perjudiciales.

Fotos: Aceite de oliva: Lemone en Wikipedia | Cata de aceites: Gveret Tered en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...