Decálogo de la buena alimentación

Con las prisas del mundo actual, cada vez nos alimentamos peor. No obstante, siguiendo unas sencillas pautas, podremos llevar una alimentación equilibrada. Por ejemplo, comer a diario frutas, verduras, hortalizas y cereales, tomar pescado con frecuencia y dejar la repostería para ocasiones especiales. Nuestra salud nos lo agradecerá.

Comer bien es esencial para nuestra salud pero, a causa de las prisas, del estrés y de otros factores, cada vez lo hacemos peor. No nos damos cuenta de que nuestro organismo se resiente con ello y puede enfermar. Pero, como nunca es tarde, presentamos algunas ideas para una correcta alimentación en este decálogo, aunque ocioso es decir que cabrían muchas más.

Foto de un plato de arroz

Los cereales, como el arroz, deben tomarse a diario

En primer lugar, es muy importante respetar los horarios de las comidas, sin saltarse ninguna y hacerlo con calma y un pequeño reposo posterior.

El segundo punto es controlar nuestro peso para que no ascienda pero también para que no baje excesivamente si nos encontramos en el correcto, ya que podríamos llegar a un estado de malnutrición.

En tercer lugar, es mejor comer varias veces al día poca cantidad que hacerlo pocas veces pero copiosamente. Si se hacen cinco comidas al día y la de la noche es más ligera, nuestras digestiones serán más tranquilas.

Como cuarta idea, podemos señalar que deben comerse al día, por lo menos, dos raciones de frutas e igualmente ocurre con las verduras y las hortalizas. Las primeras pueden tomarse frescas o en compota y, o bien peladas o muy bien lavadas. Las verduras, mejor al vapor, en puré o directamente.


En quinto lugar, también deben tomarse al día dos raciones de lácteos: leche semidesnatada, yogur, cuajada o queso, salvo las personas que tengan intolerancia a la lactosa.

La sexta idea es que deben tomarse a diario cereales, pan, arroz y pasta, preferiblemente que sean integrales. Menor debe ser el consumo de legumbres: unas tres veces por semana. El pescado -mejor si es azul– debe consumirse, como mínimo, también tres veces a la semana.

En séptimo lugar, el aceite siempre debe ser vegetal. El mejor es el de oliva virgen y nunca debe utilizarse para varias frituras. De hecho, como más sano resulta es crudo. Por tanto, cuanto menos productos fritos comamos, mejor.

Como octavo punto, nos encontramos con la repostería y los productos con excesivas calorías. Éstos es mejor dejarlos para las ocasiones especiales y, a ser posible, que no sean industriales sino caseros o, en su defecto, artesanales.

Foto de un mercado de fruta

La fruta es básica en la alimentación

En noveno lugar, el agua es muy importante porque hidrata y limpia nuestro organismo. Por ello, debe beberse un mínimo de un litro y medio a lo largo del día, aunque no se tenga sed. También puede combinarse con zumos e infusiones.

Por último y como décimo punto, debe moderarse o suprimirse el consumo de sal, grasas saturadas de origen animal, alimentos precocinados, café y bebidas alcohólicas. Un vaso de vino en las comidas no es perjudicial siempre que no haya contraindicación médica.

Naturalmente, si estamos sanos, no es preciso seguir este decálogo a rajatabla. Pero, cuanto más lo respetemos, mejor estará nuestra salud.

Fotos: Arroz: Opponent en Wikipedia | Frutas: Lycaon en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...