¿Cómo hidratarse a la temperatura óptima?

Los atletas deben conocer la temperatura adecuada para la bebida que favorezca su hidratación

bebida

Es frecuente entre los atletas que se produzcan situaciones de deshidratación debido al estrés producido por el calor. Las pérdidas de líquidos producidas por el sudor son demasiado elevadas y el estímulo que produce que estas personas sientan sed no llega nunca en el momento adecuado. Esto puede derivar en problemas de deshidratación que acaban provocando una reducción en el rendimiento, así como dificultades para mantener de forma adecuada la capacidad termorreguladora del cuerpo.

La solución ante este tipo de problemas es la ingesta de líquidos, dado que se ocupa de que las respuestas termorreguladoras actúen de manera adecuada y que no se produzcan cambios en la temperatura del cuerpo o situaciones en las que la fatiga haga acto de presencia. Pero para ser capaces de controlar la introducción de agua en el cuerpo es importante conocer la importancia del VG o vaciado gástrico.

Clasificación según temperatura del agua

La temperatura de la bebida que se ingiera afecta de forma notable al vaciado gástrico, por lo que los atletas y cualquier persona que practique deporte deben conocer cuál es la temperatura óptima para la hidratación, ya sean bebidas con sales minerales o agua. Hay cuatro temperaturas que valorar en cuanto al consumo de agua. La primera representa al agua que está muy fría y que ha sido refrigerada, lo que lleva a que se encuentre en un rango de entre 3 y 5 grados. La segunda temperatura es la del agua fresca, o dicho de otro modo, la que sale del grifo. En este caso su temperatura es de entre 15 y 20 grados como media.

En la tercera temperatura está el agua templada, también conocida como la que se ajusta a la temperatura ambiente o caliente, dado que su temperatura se encuentra entre los 24 y los 37 grados. Por último, se valora el agua a temperatura muy caliente, que está representada por la cual tiene una temperatura superior a los 50 grados.

Las bebidas que superan en frío o calor la temperatura del cuerpo llevan a cabo un proceso de inhibición del vaciado gástrico. Pero dado que las bebidas demasiado calientes no son recomendables para disfrutar de una buena hidratación, se recomiendan las frías. En este sentido hay que recordar que las bebidas frías aportan un valor añadido al cuerpo gracias que disponen de un efecto de tipo termorregulador, aunque se debe controlar debido a que puede producir efectos en el vaciado gástrico.

La temperatura más adecuada se encuentra entre los 15 y los 20 grados, mientras que en términos de cantidad quienes hagan deporte deben recordar que no hay que superar un máximo de 700 ml por cada toma. De ocurrir esto se podrían sufrir problemas en el estómago que no ayudarían a mantener la práctica deportiva a un ritmo adecuado y sin dolor.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...