Cómo hacer la compra si estamos a régimen

Una de las claves para conseguir perder peso es hacer bien la compra. Por eso, es importante ir a comprar con una lista hecha de casa que incluya los alimentos que necesitamos y que formen parte de nuestro régimen.

Las verduras tienen un papel fundamental en cualquier dieta.

Uno de los propósitos de Año Nuevo más habituales es el de adelgazar. Puede que las comidas navideñas nos hayan empujado a dar ese paso que llevábamos tanto tiempo esperando, pero si desde que decidimos darlo cada visita a la báscula nos ha decepcionado hoy vamos a ver algunos consejos útiles a la hora de hacer la compra si queremos perder peso.

Lo primero de todo es planificar la compra. Hay que saber para cuántos días vamos a comprar, qué comeremos esos días, los alimentos que formarán parte de nuestra dieta y los que mantendremos al margen… Para ello, es indispensable salir de casa con una lista de la compra ya hecha y cerrada. Al mercado o supermercado hay que ir con tiempo, descansado y sin hambre, para evitar comprar cosas que no necesitamos pero que nos entran por los ojos. El tiempo es fundamental para comparar la calidad y el precio del mismo producto de diferentes marcas y elegir el que más convenga.

Respecto al contenido de la lista de la compra, debe incluir los alimentos necesarios que no tengamos en casa y que podamos conservar sin problemas. Los productos más importantes para tener una alimentación saludable serán las frutas y verduras y alimentos integrales, como el pan, el arroz, la pasta o los cereales, que son la base de cualquier dieta y los que más consumiremos a lo largo de la semana. A la hora de elegir frutas y verduras, buscaremos las que sean de temporada, que seguro que son más frescas y tienen mejor sabor que el resto. Las congeladas y las conservas pueden servir en imprevistos, pero nunca deben ser la primera opción.

Productos como el aceite de oliva o los frutos secos no tienen porqué verse excluidos de nuestra dieta. Son beneficiosos para la salud, y pueden ayudar a prevenir enfermedades crónicas; eso si, hay que consumirlos con moderación. Siempre elegiremos aceite de oliva antes que el de girasol, y no consumiremos más del que nos indica nuestra dieta. Podemos tomar un puñado de frutos secos al día, pero de los que no están fritos y no contienen sal.

Otro producto que también se debe consumir con moderación es el alcohol, como el vino o la cerveza. Para eliminar completamente el alcohol de nuestra dieta, podemos elegir cerveza sin alcohol. La carne también debe perder importancia en nuestra lista de la compra, ya que deberíamos moderar su consumo y sustituirla por legumbres, pescado o huevos. En el capítulo de productos que no deberían acabar en nuestro carro están las bebidas azucaradas como los refrescos o los zumos artificiales.

Fuente: Consumer

Foto: Cayetano

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...