Cómo congelar alimentos (y cómo no hacerlo)

Dicen que el filósofo Francis Bacon murió después de sufrir una neumonía tras intentar congelar pollos rellenándolos de nieve. Más allá de la desdicha del asunto, el caso pone de manifiesto que la utilización del frío para conservar los alimentos se remonta a épocas muy pasadas. Sin embargo, la congelación rápida no se descubrió hasta los años treinta, momento en que se empezaron a comercializar los primeros alimentos congelados. Pero ochenta años después, todavía se hacen calamidades a la hora de congelar y descongelar comida en casa. Aquí os vamos a dar las claves del asunto y algunos consejos para que vuestros alimentos se mantengan bien conservados sin que pierdan sus propiedades nutritivas.

Los alimentos pueden estar congelados entre 3 y 12 meses sin que su calidad se vea afectada

Todos sabemos que la comida congelada se conserva durante mucho tiempo si la ponemos en el congelador pero muy pocos saben por qué. Simplificándolo mucho, podríamos decir que la congelación retrasa el deterioro de los alimentos y evita que los microorganismos se desarollen. A su vez, esto ralentiza la actividad enzimática, responsable de que los alimentos se echen a perder en pocos días. De esta forma, cuando el agua de los alimentos se congela gracias al convertidor de temperatura que incorpora el congelador, ésta se convierte en cristales de hielo y deja de estar disponible para que los microorganismos se desarrollen.

En principio, todos los alimentos  pueden congelarse sin problema, aunque hay algunos que pueden quedar dañados ya que la formación de cristales de hielo rompe las membranas celulares. Esto no es negativo desde el punto de vista de la seguridad alimentaria (ya que también mueren bacterias) pero lo cierto es que los alimentos quedan menos crujientes o firmes. Entre los que no resisten a la congelación destacan las verduras para ensaladas, las bayas y los champiñones. Además, los que tienen un alto contenido en grasa, como la nata y ciertas salsas, tienden a cortarse cuando se congelan. En cambio, la carne y el pescado prácticamente no pierden vitaminas ni minerales ya que la congelación no afecta ni a las proteínas, ni a las vitaminas A y D, ni a los minerales.

Los alimentos pueden estar en el congelador de casa entre 3 y 12 meses sin que su calidad se vea afectada. Cada alimento es distinto, por eso la variedad de tiempo, pero una buena solución es leer las indicaciones descritas en la etiqueta del producto.

Por último, y a modo de consejo, es útil recordar algunos trucos. En primer lugar, va muy bien usar bolsitas especiales para separar filetes de carne y no tener que descongelarlos todos a la vez, además de evitar quemaduras de congelación. En segundo lugar, es conveniente congelar el pan cuando todavía está crujiente, de forma que si lo descongelamos lentamente lo recuperaremos prácticamente en el mismo estado. También es importante no introducir alimentos calientes en el congelador, ya que esto aumentaría la temperatura interior del electrodoméstico afectando de forma negativa al resto de alimentos. Y la regla de oro que nunca hay que olvidar: no se debe congelar nunca un alimento después de haberlo descongelado una vez.

Foto: Miguel Frutos en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...