¿Cómo cebar mate?

Esta deliciosa infusión, típica de algunos países de Sudamérica, tiene sus secretos a la hora de prepararse. He aquí lo indispensable para cebar un rico mate.

Una infusión muy especial

Siempre es interesante aprovechar la mezcla de culturas de las sociedades modernas para incorporar nuevos hábitos o, por lo menos, darnos la oportunidad de conocer algunas prácticas que pueden llevar a adquirirlos.

Desde hace unos años, y al ritmo de la inmigración latinoamericana, han empezado a aparecer tímidamente en los supermercados unos paquetes que llevan el nombre de Yerba Mate. El “mate” es una infusión que se consume masivamente en Argentina, Paraguay y Uruguay.

Si bien se puede consumir individualmente, la costumbre indica que es una bebida que se comparte en ronda, es decir, que se “ceba” (sirve) un mate a una persona y cuando este lo consume completamente, el mismo se le devuelve al “cebador”, que le ceba a otra persona de la ronda. Éste hábito colectivo lleva a que el mate sea una interesante herramienta para la socialización, ya que se está compartiendo algo mas que la charla.

Para cebar un buen mate se necesitan 4 cosas: la yerba, la bombilla, el mate y el agua.

Habitualmente las marcas de yerba mate ofrecen paquetes que contienen todo lo necesario para el buen cebado. En caso de no contar con un mate propiamente dicho se puede utilizar un vaso, una taza o un cuenco que no sea demasiado abierto y permita una adecuada cantidad de yerba.

El proceso de cebado consta de seis pasos:

1. Se llenan tres cuartos del mate con yerba mate, es importante respetar la proporción, poca yerba hará que el mate se lave (pierda su sabor rápidamente), demasiada hará que el mate quede corto, es decir, con poca agua para tomar.

2. Se cubre la boca del mate con la mano, se lo invierte y se lo agita varias veces para que la yerba se distribuya y se mezclen los distintos tamaños de sus componentes.

3. Se vuelve a la posición inicial, cuidando que la yerba quede con un angulo de 45º, es decir, que la yerba quede inclinada y deje un angulo en uno de sus lados, será donde se cebe.

4. Se humedece la parte más profunda de la yerba con agua tibia y se espera a que el agua se absorba. No se debe inundar el mate, sino mojar una pequeña sección. Una vez que el agua ha sido absorbida se introduce la bombilla en la zona humedecida, haciendo que quede firme y recostada contra la pared del mate.

5. Se calienta el agua a una temperatura que debe oscilar entre los 70º y 80º C. La temperatura del agua es central en el proceso, demasiada temperatura quemará la yerba, si la temperatura no es suficiente la infusión no se producirá, y estaremos tomando agua tibia. Una forma de saber si el agua está a temperatura adecuada es esperar la aparición de las primeras burbujas en el recipiente en el que estemos calentando el agua. Se trata de pequeñas burbujas, casi imperceptibles que enturbian un poco el agua, opacándola.

6. Se sirve el agua siempre sobre el sector humedecido, sin mojar el resto de la yerba, a fin de que su sabor dure más tiempo y sea siempre parejo.

Fotografía: juanpol

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...