Aprende a calcular el interés bancario

Saber calcular el interés, aunque parezca algo innecesario para el ciudadano medio, es muy importante. Así, podremos conocer cuánto nos cobran por nuestra hipoteca o qué rentabilidad nos dan por nuestros ahorros. Aquí explicamos cómo se calcula.

Hay una serie de conocimientos que, a primera vista, pueden parecer poco necesarios pero que, por el contrario, son muy importantes para nuestra vida diaria (cabría añadir, en este caso, por la cuenta que nos tiene).

Uno de ellos es el cálculo del interés, es decir la cantidad que nos cobran por el dinero que nos prestan o adelantan y lo que nos dan por los depósitos de éste que nosotros realizamos. Por tanto, para el ciudadano medio, la función primordial de saber calcular el interés será poder comprender lo que nos ofrece un banco.

Foto de una oficina bancaria

Oficina de una entidad bancaria

Dicho de otro modo, saber lo que nos están cobrando cuando pedimos un crédito o una hipoteca y lo que nos están ofreciendo por cederles nuestro dinero en una cuenta de ahorro o un depósito. Y, como estamos hablando de cantidades importantes, saber calcular el interés puede permitirnos ahorrar miles de euros.

Lo primero que debemos señalar es que existen dos tipos de interés: el simple y el compuesto. Pero, como éste segundo es más complicado, comenzaremos por el primero –el simple-, que, además, es muy sencillo de calcular, basta aplicar una fórmula.

En ella intervienen cuatro elementos: el propio interés, al que llamaremos I; el capital, es decir, el dinero que nos prestan o ingresamos (C); el tiempo, esto es, el plazo al que nos prestan el dinero o nosotros lo cedemos al banco (T) y el rédito (R), que es el tanto por ciento que nos cobran o nos dan y que puede hacer referencia a un año, a meses o a días (en función de ello, la fórmula, como veremos, cambia). El mes, a estos efectos mercantiles, tiene siempre treinta días y el año trescientos sesenta.

Aclarado todo esto, la fórmula principal para calcular el interés anual es la siguiente:

I = C x T x R / 100

Y de ella se derivan las referentes a meses y días. La primera coincide en su numerador con ésta y se diferencia en que, en el denominador, se sustituye 100 por 1200. Y la de los días es también igual en el numerador y en el denominador se reemplaza por 36000. Es decir, serían así:

I = C x T x R / 1200 para los meses.

I = C x T x R /36000 para los días.

Pero, seguramente, la mejor forma de verlo será con un ejemplo: el banco nos ha prestado 6000 € a un rédito del 3% anual durante cinco años. ¿Cuánto tendremos que pagar de intereses al cabo de esos años?

I = C x T x R /100

I = 6000 x 5 x 3 / 100

De la resolución de estas operaciones resulta que el interés que nos cobrarán, al cabo de los cinco años, son 900 € (o, lo que es lo mismo, 180 € al año). Como vemos, es muy sencillo.

Fuente: Sipan Inictel.

Foto: Banco: Roy Hugues en Geograph.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...