¿Qué hay dentro de un huevo Kinder?

¿Quién creó los huevos Kinder? ¿qué es lo que hace que sean tan populares y tengan tantas ventas?

Qué hay dentro de un huevo Kinder

Los huevos Kinder se crearon en el año 1974 de la mano de la empresa Ferrero, una de las entidades italianas más características del sector del chocolate. Son conocidos por muchos factores distintos, como que no se comercialicen en los meses de verano, algo que también ocurría tiempo atrás con los Ferrero Rocher, aunque en la actualidad es fácil encontrarlos en cualquier tienda en todo momento del año.

La idea del huevo Kinder está fijada a la de William Salice, un diseñador italiano que trabajaba para Ferrero en la época. De todas formas, cuenta el diseñador que la idea para dar forma al producto se la proporcionó Michele Ferrero, el fundador de la famosa compañía. En cualquier caso, podemos entender que fue una creación en la que ambos jugaron un papel determinante a partes iguales.

Desde su creación el huevo Kinder se convirtió en un producto muy popular entre los niños. Su éxito radicaba exactamente en lo que contenía en su interior: chocolate, leche y una sorpresa. ¿A qué niño no le iba a gustar saber que podría disfrutar de un poco de chocolate y además conseguir un regalo? No obstante, la idea no gustó a todo el mundo y los Estados Unidos prohibieron la venta de estos huevos.

No solo los prohibieron, sino que establecieron multas de 1200 dólares por la introducción en el país de cada huevo Kinder. Aparentemente el problema estaba en que existiera un juguete escondido dentro del alimento, lo que iba en contra de sus normas. Pero la realidad es que con los huevos Kinder nunca ha existido riesgo alguno. El envase de plástico que contiene el juguete es de plástico y se encuentra firmemente cerrado. No es precisamente fácil abrirlo, por lo que comérselo de forma errónea cuando se está comiendo el chocolate es virtualmente imposible. Si el producto no se vende en verano es para que el chocolate no se derrita y no se quede pegado al huevo de plástico, que es amarillo para recordar a la yema de los huevos que comemos a diario.

Los juguetes del interior de los huevos Kinder despiertan pasión. En la actualidad hay coleccionistas que pagarían auténticas barbaridades por algunos de los juguetes más buscados y antiguos de las colecciones. Para Ferrero sigue siendo un buen negocio porque capta el interés de los niños, pero en paralelo la empresa sabe que también genera muchas ventas gracias a los miles de coleccionistas que hay en todo el mundo.

Foto: Freepics4you

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...