¿Qué cenar en Nochevieja?

La cena de Nochevieja llega y es recomendable que estemos preparados para que este encuentro familiar no se convierta en una pesadilla.

Cenar en Nochevieja

La Nochevieja se acerca y después de los resultados de Nochebuena seguro que estáis pensando en qué podéis hacer para evitar más dolores de estómago. Porque si algo nos enseñó la última reunión con la familia es que es importante que cenemos de una forma sana para que al día siguiente no nos despertemos como si hubiéramos estado comiendo incluso dormidos. Por eso no os vamos a dar ideas de menús para la noche, sino consejos con los que salir bien parados de ella.

Lo primero de todo e imprescindible es algo que ni deberíamos tener que recordaros: comer cosas que podáis digerir de una manera adecuada. Los fritos son el maligno, así que mucho cuidado con ellos, porque suelen estar en las mesas de las principales familias. Si os conocéis bien y sabéis qué es lo que os sienta bien o mal, evitar lo que suela costaros digerir de una forma especial. Algunas personas tienen problemas con los lácteos y otras con los refrescos y otro tipo de bebidas un poco más agresivas de lo normal. Tenerlo en cuenta para evitarlo en la medida de lo posible.

Por otro lado, no comáis como si fuera la última noche de vuestra vida. Es la última noche del año, nada más. Así que podéis comer un poco más, porque seguro que lo hacéis por mucho que os digamos lo contrario, pero sin pasaros. Cuando llevéis un rato picando, pararos unos segundos y valorar en qué estado se encuentra vuestro estómago. Si prestáis atención quizá le escuchéis decir “no quiero más comida por favor!”.

Durante la cena no te vamos a pedir que estés andando de un lado para otro, porque eso seguro que se encarga de hacerlo el cocinero o la cocinera, pero cuando acabéis de cenar sí que os deberíais levantar para que la comida baje un poquito. Luego mucho cuidado con los turrones y polvorones. A veces nos dejamos llevar por la locura de “esto solo lo como una vez al año” o “si no como hoy, no lo comeré hasta el año que viene”. Pero si lo pensamos, no es tan necesario que nos llenemos hasta explotar.

Son dulces que por muy poca cantidad que comamos ya estaremos satisfechos y no tendremos ganas de más hasta la Navidad de 2017. Además, son de difícil digestión y vuestro peso se resentirá. Cuanto más limitemos estas cosas en la cena de Nochevieja, mejor nos despertaremos al día siguiente.

Foto: MollySVH

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...