Preparar gazpacho andaluz

El gazpacho andaluz es, básicamente, una sopa que se toma fría por lo que resulta muy refrescante para días de calor. Además, debido a sus ingredientes, es un plato muy natural y, sobre todo, muy sano que resulta sencillísimo de preparar. aquí explicamos cómo hacerlo.

Se conoce con el nombre de gazpacho a un plato típico de Andalucía –también se prepara, con algunas variantes, en otras regiones españolas– que resulta muy apropiado para los rigores del calor.

Esto es así porque se trata, básicamente, de una sopa fría y muy refrescante, además de ser muy sana para la salud. Según se cree, sus orígenes se remontan a la antigua época de Al-Andalus. Sería, por tanto, una receta que comenzó a prepararse en tiempos de la dominación musulmana.

Foto de un plato de gazpacho

Un sabroso plato de gazpacho andaluz

No obstante, el gazpacho original consistiría solamente en agua, pan desmigado, aceite de oliva y vinagre, todos ingredientes muy abundantes en la zona. Y tan sólo siglos después comenzaron a añadírsele diversos tipos de hortalizas.

Como quiera que sea, hoy día, el gazpacho ha atravesado las fronteras del territorio español –en buena parte, gracias al turismo– y se ha convertido en uno de los platos más internacionales que existen.

Además, es una receta muy fácil de preparar. Para un grupo, por ejemplo, de cuatro comensales, necesitaremos seis tomates maduros (cuanto más rojos estén, más colorado quedará el plato), dos pimientos verdes y uno rojo, un pepino, una cebolla grande, un diente de ajo y, por supuesto, vinagre, un poco de agua, aceite de oliva y una pizca de sal.

Lo primero que debemos hacer es poner el pan en rebanadas a remojo en agua con una pizca de sal y aceite. Lo dejamos así durante un rato.

Por otra parte, introducimos los tomates, los pimientos, la cebolla, el pepino y el ajo en la licuadora y los licuamos. Seguidamente pasamos el líquido resultante por un colador para eliminar las semillas y lo echamos en un recipiente.

A continuación, añadimos a la mezcla un poco de agua, un vaso de aceite de oliva, algo de vinagre, la sal y el pan que habíamos reservado y lo batimos todo bien.

Si vemos que el resultado queda demasiado espeso, podemos añadir más agua pero debemos tener cuidado pues el exceso de ésta puede estropear el excelente sabor del gazpacho.

Por último, echamos la mezcla en un recipiente, lo adornamos con una ramita de apio y lo metemos en la nevera un buen rato. El tiempo que debe permanecer allí depende del calor que haga y del gusto de cada uno pero lo normal es tomarlo bien frío.

Nuestro gazpacho está preparado para comer. Como vemos, se trata de una receta muy sencilla, sana y que, sin duda, encantará a nuestros invitados en un día de calor.

Fuente: Sabor Mediterráneo.

Foto: Gazpacho: Xurde en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...