¿Cómo recalentar la comida?

Recalentar la comida que haya sobrado de una sesión anterior es algo que podemos hacer, pero con ciertas precauciones.

Microondas con comida

Nos metemos en la cocina para dar algunos consejos a dudas que siempre solemos tener a nuestro alrededor. Por ejemplo, el proceso adecuado de recalentar la comida. Siempre nos han dicho que es mejor comerse lo que cocinamos en el momento y evitar así meterlo en el microondas. Lo cierto es que no hay una afirmación más lógica, dado que es la forma en la que se consigue disfrutar del sabor auténtico y de la preparación en la cual nos hemos esforzado.

Pero si hemos cocinado de más, en vez de tirar la comida a la basura lo que debemos hacer es guardarla para aprovecharla después. Al fin y al cabo, hay que saber darle valor a los alimentos y no desperdiciarlos para que no se nos vaya una buena cantidad del presupuesto en el proceso. Y esto nos lleva a lo necesario que es recalentar. Salvo algunos platos, que se pueden dejar en temperatura ambiente y comerlos unas horas después sin calentar, hay casos en los que pasar la comida por el microondas es necesario.

Antes de hacerlo nos tenemos que asegurar de dejar la comida un rato fuera de la nevera, cuando ya no la vayamos a comer, para que se enfríe. Dejarla más de 4 horas puede ser un problema, así que asegurémonos de mantener este nivel máximo como tope.

Después, cuando la vayamos a comer, la sacaremos de la nevera y la calentaremos siguiendo un proceso adecuado. Es recomendable remover, calentar con la intensidad que requiera cada plato y no calentar más cantidad de la que pensamos consumir. Esto es importante porque tal y como quizá habéis oído en alguna ocasión, recalentar la comida más de una vez puede ser algo negativo. No tiene porqué afectar a nuestra salud si luego nos la comemos, pero lo que sí ocurrirá es que el sabor de esta comida recalentada varias veces se irá reduciendo de forma significativa.

Hay algunos platos con los que tenemos que tener especial cuidado, siendo el caso de los alimentos que tengan leche, cremas, huevo o más proteínas de las normales. También se recomienda extremar la precaución con el marisco, la carne que se haya cocido anteriormente, la lasaña o el arroz. En muchos de estos platos se pueden generar bacterias que nos podrían hacer sufrir problemas de salud si no tenemos cuidado con ellas. Para recalentar siempre hay que tener cierta precaución, pero no debe ser algo que nos impida aprovechar la comida que sobra.

Foto: peapod labs

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...