¿Cómo preparar una fondue?

Hoy compartimos con vosotros la receta con la cual podréis preparar una fondue casera realmente deliciosa.

fondue de quesos

Si estás harto de comer siempre lo mismo seguro que te estás poniendo las botas con nuestras recetas. Hoy hablaremos de queso y si hablamos de queso la palabra fondue es la primera que se nos viene a la cabeza. Este es un alimento delicioso, de calidad y que le gusta a todo el mundo. Por ello hemos decidido preparar una fondue de queso ¿te atreves? Aunque parezca lo contrario no es una receta muy complicada y tampoco tardarás demasiado en hacerla. Así que ponte el delantal y vamos a cocinar.

Comenzamos apuntando los ingredientes. Para que nuestra fondue de queso salga perfecta necesitaremos 500 gramos de queso Gruyere o Raclette, 400 gramos de queso Emmental o Vacherin Fribourgerois, 300 mililitros de vino blanco seco, 100 mililitros de Kirsck (aunque puedes sustituirlo por vodka), 1 diente de ajo, 1 cucharada de maicena y pimienta negra. ¿Lo tienes todo preparado? Léelo de nuevo si hace falta porque no queremos que te falte ningún ingrediente.

Aunque proponemos dos tipos de quesos normalmente la fondue se suele preparar con gruyere y vacherin fribourgerois, pero damos otras opciones por si es más fácil encontrarlos o simplemente te gustan más los otros tipos.

Debes también apuntar los productos que pueden acompañar a tu fondue. Aquí lo dejamos un poco al libre albedrío, dado que cada uno tiene sus preferencias. Por lo general este plato suele ir acompañado de pan (a poder ser del día anterior), si bien a veces también se utilizan como complemento salchichas ahumadas, champiñones enteros crudos, brócoli al vapor o tomates cherry… ¡tú eliges! ¿Todo preparado? ¡Empecemos! Antes de comenzar asegúrate de tener una cazuela especial para hacer fondue. Las mejores son aquellas que aguantan bien el calor y tienen un mechero debajo.

Si ya hemos encontrado la cazuela perfecta vamos a dejarla a un lado un momento y empezamos a picar en dados el queso gruyere y el vacherin. Córtalos por separado, no debes mezclarlos todavía. Así mismo, si has decidido añadir algún acompañante prepáralo también y no olvides picar el ajo. Una vez tenemos los ingredientes cortados, cogemos el ajo y lo restregamos por la cazuela para que así tenga un sabor más intenso. Luego añadimos a esta los trozos de gruyere y el vino blanco y ponemos la cazuela a calentar a fuego lento. Tendrás que estar pendiente de la mezcla, así que no dejes de remover los ingredientes.

Si ya has notado que el queso comienza a fundirse es el momento de añadir los dados de vacherin. Sigue removiendo, simultáneamente disuelve la cucharada de maicena en el kirsch y cuando lo tengas échalo en la cazuela. Mezcla todo durante unos minutos y añade un poco de pimienta. Recuerda que el queso debe estar completamente fundido. Si te ha salido muy líquido lo arreglaremos con un poco más de queso. Si por el contrario está demasiado espeso échale algo de vino. Ahora ya tenemos nuestra fondue. Sírvela en la cazuela y coloca alrededor de ella los acompañantes que hayas elegido.

Foto: Efraimstochter

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...