¿Cómo preparar un merengue de forma sencilla?

Os enseñamos a preparar merengue de una forma sencilla con la cual podréis disfrutar al máximo de este delicioso dulce.

receta del merengue

Ha llegado la hora de comer y nos está entrando un hambre… hoy nos sentimos unos cocinillas y queremos preparar algún plato rico rico. Por unanimidad… ¡nos apetece merengue! (y sin comer, así a saco, no de postre). Solo con pensar en esta deliciosa crema ya se nos está haciendo la boca agua. ¿Quieres acompañarnos en la cocina? Entonces vamos a ponernos el delantal y vayamos a la acción.

La verdad es que el merengue es una de las recetas más fáciles de llevar a cabo, puesto que no necesita un gran número de ingredientes y además todos ellos seguro que los tienes habitualmente en la cocina. Antes de comenzar hay que tener preparadas 4 claras de huevo, 250 gramos de azúcar glas y un poco de sal. ¿Lo tienes? Genial. No te olvides también de tener localizados un bol y unas varillas para batir. Venga ahora es nuestro turno. Empecemos a darle a forma a este merengue.

El primer paso será coger el bol, que te recomendamos que sea bastante amplio, e introducir en él las claras de huevo. Decíamos que necesitábamos un recipiente grande porque luego las claras van a aumentar bastante de tamaño y no queremos que rebose.

Una vez hemos hecho esto cogemos las varillas o si lo prefieres la batidora y empezamos a mezclar las claras. Tendrás que batir rápidamente y de forma consistente, dado que tenemos que conseguir la textura adecuada. Mientras remueves añádele esa pizca de sal que teníamos preparada. Nuestro objetivo es que la mezcla alcance el punto de nieve. Si ya lo has conseguido asegúrate de que no queda ningún resto de clara, porque tiene que estar todo compacto.

Aún no hemos terminado, hay que remover un poco más, pero ahora iremos añadiendo el azúcar glas poco a poco para que se mezcle bien con nuestra crema. Tendremos que remover hasta que consigamos la textura perfecta. Lo notarás rápidamente porque se formarán picos duros en el merengue. ¿Ya? ¡estupendo! Ya tienes tu merengue casi listo. Para darle el toque final puedes añadirle un toque de esencia de limón o de vainilla e incluso de almíbar, como hacen los italianos. Tendrá un sabor riquísimo. ¡Ah! Y si prefieres que tu merengue esté horneado una vez hayas realizado todos estos pasos caliéntalo a 100 o 120 grados durante una hora y media como mínimo. En ese momento nuestro merengue casero estará listo para servirlo en la mesa y… ¡a comer!

Foto: skeeze

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...