¿Cómo preparar salsa alfredo?

La salsa alfredo es una de las mejores ideas si estáis pensando en cocinar pasta para toda la familia.

pasta con salsa alfredo

Hace unas semanas comenzamos un curso de cocina y nos hemos puesto cocinillas, aunque os habíamos abandonado un poco con estas recetas. Hoy volvemos con una y os vais a sorprender porque no se trata de un dulce (nos gustan los dulces, no podemos evitarlo). Se trata de la deliciosa salsa alfredo que podemos utilizar con un gran número de platos y la cual seguro que habéis visto más de una vez en restaurantes variados.

En especial es una receta que os vendrá como anillo al dedo en la preparación de pasta, dado que le dará un sabor muy italiano. Si nunca la has probado te la recomendamos, puesto que le aporta un toque realmente personal y además no es muy difícil de preparar.

Aunque hacer esta salsa no es nada complicado sí que hay que tener especial cuidado cuando seleccionemos los ingredientes, porque son muchos los que necesitaremos y no se nos puede olvidar ninguno. Para la salsa alfredo utilizaremos 2 vasos de nata para cocinar o crema de leche, 250 gramos de queso parmesano, 2 cucharas soperas de mantequilla, otra cuchara pequeña de perejil fresco, un vaso de leche, una cebolla blanca, un vaso de vino blanco y dos cucharas pequeñas más, una de sal y otra de pimienta negra. Apúntalos bien y revísalos para que lo tengas todo controlado no vaya a ser que luego digas “¡Aivá, los donuts!” (cómo nos gustan las referencias retro).

Un vez que ya hemos escogido todos los ingredientes el primer paso que vamos a llevar a cabo será echar en una olla profunda una cucharada de aceite de oliva y la pondremos a calentar a fuego lento. Mientras tanto corta la cebolla e introduce los trozos en la olla para peparar el sofrito. Cuando ya veas que la cebolla está totalmente hecha es el momento de volver a bajar el fuego para añadir en la olla el vaso de leche, la mantequilla y la nata. El truco de la salsa alfredo es remover continuamente la mezcla, así que no dejes de hacerlo de momento. Después de unos minutos conseguiremos darle forma a la crema y podremos añadirle la pimienta y la sal. No hay límites, condiméntala a tu gusto.

Seguimos removiendo unos minutos más y ahora añadimos el queso parmesano (Parmigiano como se dice en la Italia). Se nos había olvidado comentarte que debes rallarlo antes de echarlo. Volvemos a mover la mezcla y así conseguiremos la textura perfecta. Recuerda que la salsa alfredo es cremosa, así que no te imagines una salsa demasiado líquida.

Luego volvemos a repetir el mismo paso. Remover y remover y colocar la olla a fuego lento. En esta ocasión, incluiremos el perejil picado y el vino blanco. Y claro está… ¡sigue mezclando! A partir de ese punto comenzarás a oler la salsa y eso te dirá que ya está lista. Si quieres que quede aún más sabrosona ponle más parmesano por encima.

Foto: pixel1

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...