¿Cómo preparar mermelada de frambuesa?

Te damos la receta que te permitirá preparar mermelada de frambuesa en casa de una manera sencilla.

mermelada de frambuesa

Mmmm qué rica esta la mermelada. Es un complemento ideal para postres, platos elaborados, tostadas y hasta par tomarla sola. Hay muchos tipos de mermeladas, pero nuestra favorita es la de frambuesa. Si a ti también te gusta tenemos una buena noticia: os vamos a contar cómo prepararla en casa. Ya sabéis que nos estamos haciendo un curso de cocina y repostería y estamos entusiasmados por las cosas que aprendemos. Las queremos compartir con vosotros, así que hoy os vamos a enseñar a dejar de lado las mermeladas industriales para que hagamos nuestra propia mermelada de frambuesa casera.

Para preparar nuestra mermelada de frambuesa vamos a necesitar 2 tazas de frambuesas limpias y maduras y otras dos de azúcar granulado. También tendrás que coger dos frascos de cristal de conservas, vacíalos y no tires la tapa. De todas formas te recomendamos que tengas a manos varias ollas o cazuelas porque las vas a tener que usar.

Nuestro primer paso será elegir bien las frambuesas. Son nuestro producto estrella, así que tienen que estar perfectas. Luego, lávalas muy bien con agua fría y después ponlas en las tazas.

Seguidamente tendremos que poner los frascos de conserva en una olla. Introduce también las tapas, pero los frascos deben estar abiertos. Añade 5 centímetros de agua y tapa la olla. Empezará a calentarse, llévalos hasta el punto de ebullición durante 10 minutos. En paralelo tenemos que colocar en otra olla las frambuesas y añadir el azúcar hasta cubrirlas por completo. Después nos tocará batir los ingredientes hasta conseguir una mezcla más o menos homogénea. No te preocupes si quedan granulitos, puesto que es normal en la mermelada. Una vez que hemos llegado a la textura perfecta tendremos también que dejarla en ebullición. Lo normal es que alcance este punto a los 104 grados aproximadamente.

¡Ya nos va quedando menos! Ahora toca echar la mezcla en los frascos que previamente hemos esterilizado. Límpialos muy bien, sobre todo las tapas para que no quede ningún resto. Ah, se nos olvidaba, cuando haces mermelada suele aparecer una espuma en la base. Si quieres la dejas porque puede comerse, pero te recomendamos que la quites con una cuchara, dado que te quedará mucho mejor. Cierra los botes y vuelve a meterlos en la olla con agua, tienen que estar completamente cubiertos. Los frascos no tienen que tocar el fondo de la cazuela. Utiliza otro elemento a modo de soporte como una rejilla. Una vez más hay que llegar a la ebullición. Tras haberlo conseguido retiramos los frascos. Cuidado… queman, ayúdate de unas pinzas o unos guantes especiales.

Después déjalos en un recipiente para que se enfríen. Lo recomendable es que estén ahí como mínimo 24 horas. Al día siguiente… ¡voilá! Mermelada de frambuesa lista. Guarda los frascos en un lugar que no esté expuesto a mucha temperatura y utilízalos cuando te apetezca.

Foto: congerdesign

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...