¿Cómo preparar mayonesa casera?

Todos podréis preparar mayonesa casera siguiendo nuestra receta por mucho que no seáis expertos en la materia.

buen aceite

Hay pocos ingredientes que necesitemos en lo relacionado con preparar mayonesa casera. Y seguro que coincidís con nosotros cuando os decimos que al preparar este tipo de mayonesa estamos disfrutando de una salsa mucho más deliciosa que la que podemos comprar en las tiendas. Seguro que coincidís con nosotros porque la diferencia de sabor es claramente enorme. En realidad incluso podríamos decir que son dos tipos de mayonesa tan distintos que podríamos separarlos a la hora de valorar una mayonesa. Y en muchas ocasiones si nos apetece mayonesa, no recurrimos a la mayonesa de bote, porque lo que nos apetece es la auténtica mayonesa.

Por suerte para todos, incluso para quienes no tienen mucha habilidad cocinando, lo que hay que decir es que la mayonesa se prepara de una manera muy sencilla. No hay que tener experiencia en la cocina ni una gran habilidad para ello. Lo único que necesitamos son los ingredientes que os indicaremos a continuación y un poco de paciencia hasta que demos con el punto del sabor de la mayonesa que más nos guste personalmente.

Los ingredientes necesarios son:

  • 1 huevo (si puede ser de un tamaño normalito, nada de esos huevos gigantes)
  • 4 gramos de sal
  • 10 gramos de vinagre
  • 200 ml de aceite de oliva

Ahora un detalle importante a tener en cuenta dado que ya sabemos cuáles son los ingredientes que necesitamos: la temperatura. ¿A qué temperatura tiene que estar el huevo, el vinagre y el aceite? (porque obviamente la sal da igual qué temperatura tenga, y lo más probable es que la tengamos fuera de la nevera). Pues hay que decir que todo tiene que estar a temperatura ambiente, ni más ni menos. Lo bueno de esto es que no hay que complicarse, dado que meter el aceite o el vinagre en la nevera sería un problema para acordarnos de hacerlo, mientras que los huevos también es frecuente que los tengamos fuera de la nevera.

Receta para mayonesa casera

Comenzamos con el trabajo que, como vais a ver, no tiene dificultad alguna. Primero rompemos el huevo y ponemos el interior del mismo en el vaso de la batidora. Si no sabéis cascar bien los huevos y soléis hacer un pequeño desastre cada vez que os ponéis con ello, os recomendamos que lo casquéis en otro recipiente. ¿El motivo? La lucha contra la salmonella. La bacteria se esconde en el exterior del huevo, por lo que si un trozo de cáscara se cuela en el baso de la batidora, no solo va a ser un inconveniente para la salsa, sino que además os estará exponiendo a un riesgo notable.

huevos para mayonesa

Una vez puesto el huevo en el vaso de la batidora introducimos el vinagre y la sal. A la mezcla también añadimos la mitad del aceite de oliva que hubiéramos preparado (es decir, 100 ml). Aquí aprovechamos para decir que también podéis preparar la mayonesa con aceite vegetal, pero si nos permitís un consejo, el auténtico sabor, el buen sabor, se esconde en el aceite de oliva y es justo ese el que creemos que deberíais utilizar si queréis una mayonesa de calidad (además, también os durará más tiempo en la nevera).

Ahora metemos el brazo de la batidora y lo llevamos hasta que notemos el tope con la base del recipiente. Lo encendemos y batimos usando la potencia más baja de la batidora, pero sin moverlo. No hagamos ningún movimiento por mucho que penséis que es lo que debéis hacer. Es tentador, porque resulta natural movernos, pero si lo hacéis estaréis estropeando la mayonesa. ¿Cuándo comenzar a mover? Todavía no. Lo primero que tiene que ocurrir con el proceso que estáis realizando es que emulsione la salsa. Será cuando veáis que ha cambiado la espesura de la mezcla y que está obteniendo otro aspecto totalmente distinto. Ahora sí que colocamos la otra mitad del aceite y entonces podemos mover el brazo de la batidora levantándolo. Deberemos mantener el movimiento a medida que vayamos viendo cómo la mayonesa gana en espesor hasta que alcanza el resultado final que seréis capaces de reconocer a primera vista. Si tuvierais una incidencia y la mayonesa se cortara, lo mejor que podéis hacer es intentar recuperarla poniendo un poco más de vinagre.

¿Qué hacemos con la mayonesa casera que hemos preparado?

No, no vamos a deciros cómo tenéis que comérosla. Seguro que de eso ya sabéis de sobras. Lo que nos preocupa es la conservación. Es recomendable que no tengáis la mayonesa más de dos días en la nevera. Después de ese periodo de tiempo tendréis que desecharla porque aunque parezca que se encuentra bien, en realidad podría no encontrarse en buen estado y pasarnos factura. La mayonesa es una de las salsas de mayor riesgo, por lo que no se recomienda que nos la juguemos. Y para conservarla esos dos días nada mejor que un recipiente de cristal, como algún tipo de bote con su propia tapa.

Foto: stevepbmonicore

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...