¿Cómo hacer tarta de queso y arándanos?

Esta deliciosa tarta es un postre perfecto para cualquier ocasión y es tan fácil de preparar que cualquiera puede hacerlo.

Tarta de queso y arándanos

Es uno de los postres preferidos por todos, su base hecha a base de galletas y la mermelada le dan un toque increíble. Si tenemos los ingredientes es una tarta fácil de hacer eso sí, nos llevará tiempo. Hay que elaborar por separado las tres partes: la base, la crema de queso y la cobertura. Además después de hacerla tendremos que dejarla un día entero en la nevera para que cuaje bien la crema de queso.

Ingredientes:

  • 180 gramos de galletas de maría
  • 70 gramos de mantequilla
  • 400 mililitros de nata líquida para montar
  • 400 gramos de queso cremoso (estilo Philadelphia)
  • 150 gramos de azúcar
  • 1 bote de mermelada de arándanos
  • 1 sobre de gelatina neutra

Para preparar esta tara hay que ir por partes, primero haremos la base pero antes de ponernos a hacerla ponemos el horno a calentar a unos 200 grados. Cogemos las galletas maría y las trituramos bien trituradas hasta que queden hechas una pasta. Luego calentamos en un cazo la mantequilla y cuando este líquida la vertimos con las galletas, y removemos la mezcla. Cuando este todo bien mezclada cogemos el molde que hayamos elegido para nuestra tarta y ponemos la base ajustándola a las medidas del recipiente, tiene que quedar toda uniforme. Luego horneamos durante 10 minutos la base y cuando la saquemos del horno la dejamos enfriar. Existe la opción de no hornearla y dejarla en la nevera nada más la tengamos lista.


Para elaborar la crema de queso tendremos que poner en un bol el azúcar, nata y el queso Philadelphia. Tenemos que batir todo hasta que quede lo más diluido posible. Por otro lado, cogemos el sobre de gelatina, nosotros hemos elegido que sea neutra pero se puede hacer con gelatina de limón u otros sabores si queremos, y la diluimos en un baso con agua caliente. Cuando el agua se ponga más tibia lo echamos poco a poco a la mezcla que nos ha quedado del azúcar, el queso y la nata. Removemos todo esto junto durante unos minutos para que nos quede una masa más o menos compacta.

Recuperamos el recipiente con la base y vertemos la crema de queso, luego lo dejamos enfriando todo en la nevera durante un día. Esto de hace para que la crema cuaje y se quede compacta. Al día siguiente lo sacamos del frigorífico y podemos untar la mermelada por toda la tarta de manera uniforme. Después de estar ya lista con mermelada y todo la dejamos reposar en la nevera hasta que la vayamos a consumir. De esta forma tan fácil hemos elaborado una tarta deliciosa.

Foto/ desi.snowcake

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...