Cómo hacer aros de cebolla

Con unos ingredientes muy sencillos podemos hacer en casa unos aros de cebolla para chuparse los dedos. Son muy rápidos de hacer y están buenísimos y muy crujientes.

Seguramente todos hemos probado alguna vez los aros de cebolla, tan crujientes y sabrosos que nos encantan. Incluso a la gente que no es muy fan de la cebolla, los aros les gustan y los pueden disfrutar. Cuando vamos a alguna cadena de comida rápida o algún restaurante de comidas americanas, uno de los platos más demandados son estos aritos.

aros de cebolla

Aros de cebolla.

También podemos encontrarlos en los supermercados para hacerlos en casa, pero están en las neveras de congelados y estos productos nunca suelen estar igual de buenos que si los hacemos en casa, por eso hoy queremos enseñaros a hacer aros de cebolla caseros. Son muy rápidos de cocinar y salen muy buenos.

Ingredientes:

  • Una cebolla.
  • Pan rallado.
  • Aceite en cantidad para freir.
  • Harina (1 taza y 1/4).
  • Maicena (1/2 taza).
  • Levadura (1 cucharilla y 1/4).
  • Pimentón Dulce (1/2 cucharilla).
  • Sal (media cucharilla).
  • Ajo en polvo (1/2 cucharilla).
  • Una lata de cerveza.


Preparación:

  1. Empezaremos mezclando en un bol la harina, la maicena, la levadura, el pimentón dulce, la sal, el ajo en polvo y la cerveza. Removemos muy bien hasta que no se quede ningún grumo. Tardará un poco en quedarse una masa homogénea, pero cuando la tengamos prepara, podremos seguir con la receta.
  2. Si habéis llegado hasta aquí, veréis que ahora tenemos tres cosas, la masa que acabamos de hacer mezclando todos los productos anteriores, el pan rallado y la cebolla.
  3. Cortamos la cebolla para que se nos queden separados los aros que ésta hace por su propia forma. Podéis hacer la cantidad que queráis, depende de los que os apetezcan.
  4. Cuando ya tenemos todos esto, vamos cogiendo cada uno de los aros y primero los metemos en la masa que hemos hecho, los cubrimos bien con ella y luego los pasamos por el pan rallado, que también queden bien bañados.
  5. Por último los metemos en la sartén con el aceite. Es aconsejable que el aceite esté muy caliente para que se frían bien, pero solo en un primer momento, porque la cebolla es muy sensible y puede quemarse, así que luego podéis rebajar un poco el fuego para que se acaben de hacer bien y sin quemarse.
  6. Los sacamos del fuego cuando veamos que ya están y los ponemos unos segundos sobre papel de cocina absorbente, para que chupe el aceite sobrante de los aritos.
  7. Ponemos los aritos en un plato y ya están listos para comer, aunque primero déjalos enfriar un poco porque quemarán.

Foto| VulcanOfWalden

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...