¿Cómo conservar medio aguacate?

¿Se os pone malo siempre el aguacate cuando os habéis comido una mitad? Tenemos varios trucos para vosotros.

aguacate medio

Los aguacates nos encantan. Son tan verdes, tan majos ellos, y tan deliciosos. Normalmente nos comemos un aguacate siempre que hacemos una ensalada. No son una moda, por mucho que haya quien lo piense. Pero la cuestión es que a veces un aguacate entero es… demasiado. Si tenemos pensado hacer guacamole está bien, pero de quererlo como ingrediente para la ensalada acaba siendo un exceso gastar un aguacate entero. Al mismo tiempo también sabemos que se echa a perder rápidamente por el contacto con el exterior, así que… ¿qué podemos hacer? Hoy os traemos algunos trucos.

Preparación para la conservación

La pepita del aguacate no se saca fácilmente, y lo que nos interesa es justamente eso. Pongamos que hemos partido el aguacate en dos y que lo que queremos hacer es separar el núcleo de solo uno de los lados. No es tan complicado como pueda parecer. El motivo por el cual queremos que se quede donde está es porque su presencia protege el interior del aguacate e impide que el contacto con el aire lo deteriore más rápidamente. Ya tendremos tiempo de quitar la pepita cuando vayamos a comernos la otra mitad del aguacate. No hay prisa.

Agua y contenedor al vacío

Una forma de conservar el trozo de aguacate es por medio de la introducción del mismo en un contenedor cerrado al vacío (como los que podéis comprar en cualquier tienda de barrio). Lo ponemos bocabajo para que la pepita sea la que tenga contacto directo con el envase. Después echamos agua y nos aseguramos de que el aguacate ha quedado cubierto por el agua. Cuando cerramos lo metemos a la nevera y no lo abrimos hasta el momento en el cual tengamos pensado consumir el trozo de aguacate. No os fiéis, porque podéis tener el aguacate así dos días, y quizá al segundo día la textura ya haya cambiado un poco.

Limón y contenedor al vacío o plástico

Este método es similar al anterior, pero cambiamos las herramientas. Lo que vamos a poner con el aguacate no es agua, sino zumo de limón y lo pondremos por encima de la pieza como si lo estuviéramos usando a modo de protector. En este caso podéis usar contenedor al vacío como antes, pero como no hay agua también es posible envolver el aguacate con papel transparente de plástico. En vez del limón también sirve zumo de lima.

comer aguacate

Cebolla roja y contenedor al vacío

Este sistema también sigue la misma línea. Colocamos media cebolla roja cortada en un lado del aguacate y lo metemos todo dentro del contenedor. No podemos usar plástico porque entonces no se produciría el efecto que buscamos. La cebolla destila partículas de azufre que se ocupan de que el aguacate tenga una mayor durabilidad. En principio no se le debería pegar el olor de la cebolla, pero algún cambio sí que vais a notar cuando os comáis el aguacate en cuestión.

Aceite vegetal y contenedor al vacío

Como podéis ver, el contenedor al vacío es fundamental. Pero lo que vamos a hacer antes de introducir el aguacate en el mismo es rociarlo con aceite vegetal si lo tenemos en spray o untarlo con una paleta en el otro de los casos. El aceite vegetal se ocupará de ser la capa de protección que necesita el aguacate para no llegar a tener ningún tipo de contacto con el aire. Si no tenéis aceite vegetal y sí tenéis aceite de aguacate, también es una muy buena opción, dado que al fin y al cabo todo queda en familia. El único punto negativo es que el uso del aceite hará que la pieza quede un poco aceitosa cuando os la vayáis a comer. Pero en determinados platos sabéis que no es algo que llegue a importar demasiado.

Protectores de aguacates

En algunas tiendas venden fundas a modo de protectores de medio aguacates. Tienen el espacio en el que depositar la pepita, dado que eso ya os hemos comentado en la introducción que es algo obligatorio, dado que la necesitamos para una mejor conservación de la mitad. Pero con este protector podremos poner el aguacate con mucha facilidad y rapidez en la nevera.

Hagamos lo que hagamos, seleccionemos el método de conservación que seleccionemos, recordemos que cualquier iniciativa nos está dando uno o dos días de margen para que actuemos y podemos asegurar que el aguacate nos servirá para una nueva próxima comida. Es decir, que no hace que el aguacate pueda resistir una semana. Pero si tenéis pensado comeros una ensalada de aguacate hoy y otra mañana, es una de las mejores cosas que podéis hacer. El sabor al día siguiente será perfecto y no habréis notado la diferencia gracias a haber aplicado uno de nuestros métodos de conservación que tan buenos resultados acaban proporcionando si ponemos un poco de esfuerzo en ello.

Foto: coyottookapic

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...