¿Cómo conseguir que una sartén dure mucho más tiempo?

Las sartenes os durarán más tiempo si aplicáis los consejos que os damos y que resultan fundamentales.

Consejos de cuidado de las sartenes

Hay muchas herramientas imprescindibles en el entorno de la cocina, pero la sartén es una indispensable en el día a día. Salvo que seamos unos fanáticos de cocinar en el horno (lo cual está muy bien y es muy sano, todo hay que decirlo), la sartén siempre va a estar con nosotros y nos ayudará a preparar todo tipo de platos, ya sea con o sin aceite (porque parece que siempre relacionamos la sartén con los fritos y eso es un grandísimo error). No obstante, a lo largo de nuestra vida nos acostumbramos a que las sartenes acaben estropeándose demasiado, a veces antes de la cuenta.

Por eso hoy lo que vamos a hacer es daros algunos consejos para que vuestra sartén os dure mucho más tiempo y que así no la tengáis que cambiar tan a menudo. Si los ponéis en práctica ya veréis cómo no tenéis que recurrir a cambiar la sartén cada poco tiempo, aunque también hay que decir que puede depender del modelo que hayamos adquirido. En general recomendamos evitar aquelles sartenes de marca blanca que podemos encontrar en tiendas de diario y en realidad no está de más que miremos sartenes disponibles online, sobre todo para ver las opiniones de los usuarios que ya las han comprado.

Lo primero que hay que decir es que es necesario evitar el contacto del hierro con la sartén. Para remover y preparar comida es mejor usar utensilios que estén fabricados con silicona, aunque los de plástico y madera también van bien. Los de madera ya se usan cada vez menos porque no tienen el mismo nivel de resistencia ni de higiene, así que lo podéis tener en mente.

Cuando vayáis a lavar la sartén no lo hagáis en caliente, dado que es mucho más negativo para la resistencia de la misma. Es preferible que la dejéis enfriar y que la limpiéis después de eso, dado que alargaréis su vida de forma notable. También es recomendable que no uséis estropajos o herramientas de limpieza que sean demasiado corrosivas, siendo mucho más eficiente que limpiéis con utensilios que sean sensibles para no provocar ningún tipo de raya en la sartén.

Otro buen consejo lo podemos aplicar con el uso de sal cuando la sartén se nos haya quemado mientras cocinábamos. Puede parecer un remedio más complicado de lo que es en realidad, así que tranquilos. Lo que tenéis que hacer es poner la sartén en el fuego con sal cubriendo la suciedad y esperar a que la sal cambie de color. Luego quitamos la sal con un trapo o algún tipo de papel que esté seco y veremos cómo la sartén habrá quedado limpia.

Foto: Leo_65

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 3,00 de 5)
3 5 1
Loading ... Loading ...