¿Cómo alimentar a un perro cuando no tenemos comida para mascotas?

Si te has quedado sin comida para perros y no puedes alimentar a tu mascota, no te preocupes porque hay alternativas.

Normalmente sabemos perfectamente con qué comida para perros tenemos que alimentar a nuestra mascota, ¿pero y si ocurre algo y no podemos proporcionarle aquello que necesita? Pongámonos en la situación de un caso en el cual no tengamos pienso para el perro y no podamos ir a comprar porque, como ha ocurrido, hubiera una cuarentena. Y digamos que tampoco podíamos comprarlo online porque, por ejemplo, las tiendas de mascotas estaban cerradas o se habían quedado sin stock.

Si eso ocurriera sabríamos que necesitamos una alternativa para poder seguir alimentando a nuestra mascota, puesto que dejarla sin alimento la estaría condenando. Al fin y al cabo, todos los seres vivos necesitamos comida para sobrevivir. Para esas situaciones es para las que hemos elaborado esta guía.

Una posible dieta equilibrada

Para comenzar tenemos que entender que nuestro perro necesita una alimentación equilibrada tal y como se la proporciona el pienso que les compramos de forma habitual. Eso significa que si les preparamos comida en casa, porque alimentos normales sí que tendremos, habrá que conseguir equilibrarle el menú todo lo posible. Para ello debemos contar con los tres elementos de lo que necesita su alimentación: grano, verduras y carne, ya sea con una representación o con otra dependiendo del tipo de comida que tengamos o de lo que nuestro perro tolere.

Un menú ideal para el perro, en el caso de que le guste, por supuesto, estaría compuesto por uno de sus cuencos lleno con una mitad de arroz y otra mitad de pollo hervido. También es recomendable que pongamos una cantidad no demasiado grande, como la mitad del arroz o la mitad del pollo en forma de verduras. La variedad disponible puede ser muy amplia, pero algunas de las que más les suelen gustar a los perros incluyen las zanahorias, espinacas, maíz o guisantes. Con la incorporación de las verduras lo que estaremos haciendo será darle al perro una mayor carga nutricional que le ayudará a estar más sano y pasar mejor el tiempo que esté sin consumir su comida habitual.

Uno de los problemas con los que nos podemos encontrar es que el perro, por ejemplo, no quiera comerse las verduras. En ocasiones los animales son como los niños, por lo que debemos utilizar las mismas técnicas que cuando les alimentamos a ellos. Lo que haremos en este caso será utilizar un poco de yogur para poder darle más cuerpo a la verdura y hacer que tenga tanto una mejor textura como un sabor más atractivo. Si el yogur no le llegase a gustar al perro otra alternativa sería optar por queso bajo en grasa, pero controlando la cantidad para que no afectemos a su dieta y alimentación.

¿Qué otros alimentos son adecuados?

El secreto está en alimentar a nuestro perro de forma tan sana como lo haríamos con nosotros mismos o en un caso extremo con una persona que estuviera enferma. Por lo tanto, tenemos que optar por comida que sea baja en grasa y que al mismo tiempo también tenga reducidos niveles de azúcar. Todo lo que haya sido procesado o que tenga gran cantidad de conservantes será lo que tendremos que evitar por todos los medios posibles. No nos limitemos a la carne si tenemos problemas con ella: el pescado también les gusta a los perros y podemos dárselo para que lo disfrute, aunque si queremos mimarlo al máximo limpiemos bien la pieza después de cocinada para que no tenga ninguna espina que les pueda resultar molesta.

Entre las carnes que les podemos dar, aunque el pollo es lo mejor, también recomendamos el pavo. En una mala situación tampoco es un problema si les alimentamos con cerdo, aunque sabemos que tiene más grasa. Además, les encantarán los huevos si probamos a dárselos, cociéndolos para que les sean más sugerentes, sanos y nutritivos, y también les podremos dar coco o calabaza. Si queremos darles grano, lo recomendado es optar por la quinua o el trigo. Y en el caso de que usemos algún alimento que esté enlatado, como es el caso del maíz, lo mejor es que antes de ponérselo al perro lo lavemos bien lavado, puesto que de esa forma estaremos eliminando todo el exceso de sal que posiblemente tendrá la comida dentro de la lata.

Ante todo recomendemos que hablando de la alimentación de los perros y de lo que pueden comer y lo que no deberían probar nunca, hay dos alimentos que para nosotros son comunes pero para los canes resultan tóxicos: el chocolate y el ajo. En ninguno de los casos debemos darles de comer estos alimentos y también nos tenemos que fijar en las tablas de ingredientes de aquello que les vayamos a dar para asegurarnos de que no hay nada presente. Así tendremos garantía de que nuestro perro no sufrirá ningún tipo de daño con su nueva dieta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...