Reproducen por ordenador la apariencia de una criatura del Silúrico

Los científicos no terminan de ponerse de acuerdo acerca de cómo serían los seres primitivos que poblaron nuestro planeta. Pero un experimento reciente puede aportar algo de claridad a este tema: un grupo de estudiosos ha reproducido por ordenador -a partir de restos fósiles- la apariencia de una de estas criaturas. Se trata del llamado Drakozoon, una diminuta especie marina del Periodo Silúrico.

Desde hace muchos años, los científicos vienen debatiendo acerca de cómo serían las primitivas criaturas que poblaron nuestro planeta y de qué modo evolucionaron, cuál sería su estructura física y su desarrollo posterior.

Foto de una gota de agua

La criatura tenía un aspecto similar a una gota de agua

Para unos, constarían de unidades repetidas –segmentos y patas- al modo de lo que hoy conocemos como orugas. En cambio, para otros, se asemejarían más bien a seres conformados de forma más libre, como las babosas. No obstante, el experimento llevado a cabo ahora y publicado en la revista de divulgación científica Biology Letters puede arrojar bastante luz sobre este enigma.

Un grupo de estudiosos del Imperial Collage de Londres han desarrollado un programa de ordenador a partir de la reproducción fotográfica de restos fósiles hallados en Inglaterra, que permite recrear de modo tridimensional a estos seres.

Y el protagonista elegido para su primer experimento es la criatura conocida como Drakozoon, cuya existencia era ignorada hasta hace muy poco. Se cree que vivió durante el Periodo Silúrico, es decir, hace unos cuatrocientos veinte millones de años, en los mares.


Mediante esta reproducción tridimensional por ordenador se ha puesto de relieve que se trataba de un ser de forma cónica –muy similar a una gota-, con una piel externa correosa y de unos tres milímetros de longitud. Poseía una capucha protectora y retráctil que extendía sobre su cuerpo para protegerse de los depredadores. Una vez el peligro había pasado, la retraía, dejando ver unos tentáculos con los que, a su vez, atrapaba materia orgánica que le servía de alimento.

Su ecosistema era el océano y vivía adherido a las rocas o a criaturas de concha dura mediante los citados tentáculos. Y, por supuesto, carecía de estructura ósea, era un ser de cuerpo blando. Se cree que fue una de las primeras especies de un grupo de invertebrados llamados Iophophorates.

Foto del Imperial College, donde se desarrolló el proyecto

Una vista del Imperial College, donde se desarrolló el proyecto

El fósil que ha dado lugar al estudio fue encontrado hace tan sólo seis años –hasta entonces, se ignoraba la existencia de este animal- en uno de los yacimientos más ricos de Inglaterra, que se encuentra en Herefordshire.

Según Mark Sutton, uno de los responsables del proyecto, este modelo en tres dimensiones revela de forma bastante exacta el aspecto de esta criatura. Y su estudio puede impulsar de modo significativo el conocimiento de otros seres macroscópicos de antigüedad parecida, con lo que se podría avanzar también en el de su evolución posterior.

Fuente: Amazing Ciencias.
Fotos: Gota de agua: Avi en Arte y fotografía | Imperial College: J. Taylor en Geograph.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...