¿Quién es ‘Curiosity’?

Un robot convertido en laboratorio espacial, la clase de proyectos que convierten a los científicos en cerebros dotados de una inteligencia artificial capaz de lo impensable.

curiosity

Curiosity en el Jet Propulsion Laboratory de la Nasa en Pasadena, California.

Para los que no les suena el nombre ‘Curiosity‘ vamos a hacer la presentación oficial. Su padre es ‘Caltech’, uno de los centros de investigación más punteros del mundo y con más premios Nobel por metro cuadrado, y es propiamente un robot de exploración de superficie planetaria, especialmente diseñado para trabajar en Marte. Su tamaño es el de un coche pequeño pero ya es el artilugio más grande que se ha posado sobre territorio marciano. Un laboratorio móvil multifunción. Geólogo, fotógrafo, explorador, químico, físico e ingeniero, son las profesiones en las que destaca ‘Curiosity’.

Todo un «milagro de la inteligencia», según científicos de la NASA, ha sido aterrizar en el planeta rojo un artilugio de una tonelada. Un reto tecnológico que incluso sus propios diseñadores ponían en duda antes de que pisara tierra firme en el monte Gale. La función del robot será estudiar la habitabilidad de Marte, el eterno debate entorno a la existencia de cualquier tipo de vida en el planeta se vuelve a abrir. El modus operandis de ‘Curiosity’ es a través de un rayo láser: al detectar algo interesante, el robot disparará el láser para estudiarlo, de ser útil pulverizará la superficie de la roca para recoger el polvo y proceder a un completo análisis químico.

Este vehículo explorador está en constante alerta para detectar cualquier signo de vida, analizando en concreto la posible existencia de compuestos orgánicos en los minerales de la superficie. Todo un laboratorio que se compone de diez instrumentos científicos para llevar a cabo su misión, en su mayoría diseñados en exclusiva para él. Tenemos el honor de haber albergado en nuestro país el diseño y montaje de uno de ellos. El elemento más pesado que ha recibido el planeta rojo cuenta además con una composición de 17 cámaras a bordo que la NASA dirigirá para que tomen tantas imágenes como sea posible de diferentes áreas.

El procedimiento del robot para comunicarse con la tierra, en concreto con los científicos del Jet Propulsion Laboratory, es a través de Mars Reconnaisance Orbiter, al Mars Odyssey o al Mars Express, satélites que están orbitando a Marte y que funcionan como centrales telefónicas, además de tomar fotografías. Sus creadores le dan 24 meses de vida y esperan recibirle de vuelta a casa un 5 de agosto. Meses de trabajo que respaldarán la misión de ‘Curiosity’ en busca de algo que aún no saben si existe.

Foto/ Brett Jordan

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...