¿Qué proporcionarán los viajes de avión supersónicos?

Los viajes de avión supersónicos nos permitirán reducir a la mitad el tiempo con el que viajamos por el mundo.

Aviones futuristas

Esperamos impacientes que llegue el día en el cual podamos volar entre distintos países a una velocidad enorme que nos permita ir de un lado a otro de manera inmediata. ¿Y si pudiéramos volar entre Shanghai y Los Ángeles en una media de cinco horas? ¿y si fuéramos de un lado a otro del mundo a toda velocidad? Eso es con lo que soñamos muchos de nosotros y lo que podría llegar si se materializan de forma eficiente los viajes de avión supersónicos.

De conseguir que este proyecto se haga realidad se están ocupando una serie de startups que trabajan con varios genios tecnológicos al frente de las nuevas ideas que están reuniendo. Una gran cantidad de inversores están depositando cifras millonarias en estos proyectos para que antes o después los viajes supersónicos sean una realidad. Es el caso de Boom Technology, que recientemente obtuvo 85 millones de dólares para seguir trabajando en su proyecto.

Las aerolíneas y empresas de inversión, así como profesionales del mercado de las finanzas, han visto un buen filón en este tipo de tecnología. Por eso se están sumando cada vez más inversiones y cantidades millonarias que podrían ayudar a conseguir que estos proyectos terminen viendo la luz. Y cuando lo hagan… viajaremos a velocidades supersónicas sin importar el destino al cual nos estemos dirigiendo.

¿Cuándo podemos esperar estos vuelos que reducirán los recorridos en la mitad de tiempo? Las previsiones apuntan a que en 2019 podríamos comenzar a ver cómo los proyectos entran en sus primeras fases de acción. La mencionada Boom Technology es una de las entidades que parece estar mejor posicionada en el sector, dado que cree que dentro de pocos meses (una vez entremos en el nuevo año) ya podrán hacer pruebas con el avión XB-1. Este avión, de momento, solo tiene dos plazas y se usará principalmente para realizar pruebas y demostraciones a posibles inversores que se sientan atraídos por el proyecto.

Dicen desde Boom Technology que en el momento en el cual hayan comprobado que su avión de prueba se mueve a máxima velocidad y ofrece el rendimiento que buscan, pasarán a trabajar con un avión comercial que permita llevar los vuelos supersónicos hacia el siguiente nivel. La misión, el deseo al que se quiere llegar, es que los vuelos comerciales vuelen a Mach 2.2, lo que representa 1451 mph. Es decir, se estaría reduciendo el tiempo de vuelo en la mitad debido a que se estaría duplicando la velocidad a la que viaja el sonido. Los vuelos de Shaghai a Los Ángeles que hemos mencionado antes requieren unas 12 horas de vuelo, así que ahora con el viaje supersónico podría quedarse en seis horas o incluso cinco dependiendo de las condiciones.

Velocidad de aviones futuros

El plan inicial es que los aviones comerciales supersónicos no tengan una cantidad de asientos demasiado elevada. El proyecto de Boom es que solo haya 55 plazas, lo que podría llegar a reflejar un coste de billetes demasiado elevado. En realidad no habría de qué preocuparse, dado que se estima que los costes no serán prohibitivos y que se podrán ajustar a medida que pase el tiempo. Si bien inicialmente se habla de tarifas de unos 5000 dólares para un vuelo entre dos grandes destinos, con el paso de los años y a medida que se asiente esta tecnología de vuelo, es posible que las tarifas también se vayan reduciendo. Los precios serán idénticos a la clase business de las aerolíneas actuales, así que se espera que las plazas estén muy solicitadas.

¿Cómo serán los asientos de estos aviones supersónicos? Por ahora se habla de espacios muy amplios en los que podremos ponernos muy cómodos. Eso sí, no contarán con sistema completo de reclinación. Lo que sí habrá será una pequeña caja debajo del asiento en la que podremos guardar lo que necesitemos. También habrá grandes ventanales que permitirán disfrutar de las sensaciones que los vuelos a esta velocidad garantizarán, algo que estará en contraposición absoluta a lo que vemos por la ventanilla cuando viajamos en un avión de los actuales.

Las ventajas de estos aviones supersónicos también se apreciarán en los ruidos y en el efecto que se produce en el despegue y aterrizaje. Si en el pasado estos ruidos eran excesivos, ahora se está llegando a modelos de vuelo supersónico más silenciosos que evitarán las reacciones negativas que este tipo de tecnología producía en el pasado. Además, a diario los expertos de estas empresas que trabajan en los vuelos supersónicos prueban nuevos modelos de avión y de configuración a fin de llegar a tener unas máquinas que satisfagan todas las necesidades de los viajeros.

Por lo tanto, ¿qué podemos esperar de estos aviones? En teoría serán, como decimos, mucho más rápidos que los actuales. Si reducimos en la mitad un vuelo de gran distancia estaremos ahorrándonos muchos dolores de cabeza, nervios y tiempo perdido al cual no le sacamos rentabilidad (más allá de usarlo para ver películas en el avión o practicar algún idioma que vayamos a usar cuando aterricemos). Esto podría permitir que viajáramos mucho más a destinos lejanos y en especial, esto no es algo que se oculte, se está pensando en estos vuelos para satisfacer la demanda de viajes internacionales que está generando ya China.

El futuro de la aviación

Cada vez hay más habitantes de China que quieren moverse por todo el mundo y dado que el país se encuentra muy alejado de los principales núcleos turísticos, reducir el tiempo de los vuelos sería algo que beneficiaría mucho al mercado. Esto nos lleva a hacer especial hincapié en lo que ya hemos hablado antes: los costes. Que nos garanticen que podamos volar en un avión supersónico por el coste de un billete de clase business actual no suena mal, ¿pero cuántos de nosotros viajamos en business y cuántos preferimos ahorrar lo máximo posible en el transporte para luego disfrutar del destino al que hemos puesto rumbo? Por lo tanto, si los billetes supersónicos no van a tener clase turista, es posible que nunca estén al alcance de nuestro bolsillo.

Por lo que se está viendo ahora mismo, opinamos que sí es posible que los vuelos supersónicos comiencen a ponerse a disposición de los viajeros, pero ofrecerlos de una manera global posiblemente será algo que tarde mucho en ocurrir. Las tarifas se tendrán que reducir y habrá que ver cuántos aviones ponen en los cielos las aerolíneas, dado que representará un gasto enorme para ellas, especialmente al principio cuando no quede muy clara cuál será la forma de reaccionar de los viajeros.

Pero si nos limitamos al sueño de volar más rápidamente, de ir de un lugar a otro del mundo con rapidez y de hacerlo con unas tarifas ajustadas al bolsillo de cualquier persona, no podríamos estar más contentos y satisfechos. Cualquier cosa que haga que la sociedad actual pueda reducir el esfuerzo que realiza y que al mismo tiempo pueda aumentar la seguridad, es muy bienvenida. Esperamos con ganas que los vuelos supersónicos terminen siendo reales y que todos tengamos la posibilidad de viajar por el planeta en estos prometedores aviones que seguro que antes o después lo cambian todo en cuanto a los viajes de larga distancia. Por ahora todo está en manos de las empresas tecnológicas especializadas y de las startups.

Vía: CNN

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...