¿Qué pasaría si el supervolcán de Yellowstone entra en erupción?

El supervolcán de Yellowstone amenaza con entrar en erupción tal y como lo hizo en el pasado. ¿Qué consecuencias provocaría?

Este año 2020 está siendo terrible para la humanidad a muchos niveles. En el parque nacional de Yellowstone se han registrado grandes cantidades de terremotos en los últimos meses, siendo tan frecuentes que hay algunos especialistas que creen que podría ser el aviso de que algo «grande» está por llegar. Porque si en el mes de mayo se registraron casi 300 terremotos, ¿no será que se está preparando algo más dañino que podría ocurrir dentro de poco tiempo?

A la vista de todo lo que está pasando en 2020 no deberíamos sorprendernos si todavía hay una sorpresa más en la recámara para la civilización. Por suerte, la mayor parte de expertos aseguran que Yellowstone no sabe de fechas, por lo que no se debe dar ningún valor a la creencia de que por ser 2020 estamos condenados a sufrir una erupción del supervolcán.

No obstante, hay miedo y preocupación. Eso nos lleva, por ejemplo, a profundizar en qué pasaría si el supervolcán llegase a entrar en erupción. ¿Cuáles serían las consecuencias para Estados Unidos? ¿qué devastadores efectos se sufrirían debido a la lava y las cenizas?

Tenemos que pensar que Yellowstone no recibe el nombre de supervolcán a la ligera. Lo cierto es que debajo del parque nacional hay una piscina de magma que se extiende a lo largo de kilómetros y que siempre ha preocupado de forma significativa a los especialistas. Por lo general, este magma lo único que hace es calentar, producir terremotos, alimentar los géisers y los baños termales que hay alrededor de la zona. Por lo general no hay consecuencias y los ciudadanos pueden estar tranquilos.

Pero a lo largo de la historia se han registrado tres erupciones volcánicas de tamaño masivo en Yellowstone. La primera se produjo hace 2,1 millones de años, la segunda hace 1,3 millones de años y la tercera hace 664,000 años. Esto significa, teniendo en cuenta las cifras, que todavía deberíamos estar lejos de que se produzca una nueva súper-erupción, lo que dejaría el problema en manos de la civilización futura o de cualquier especie que se encuentre ocupando el planeta en ese momento.

Los expertos remarcan que es poco probable que el planeta vaya a presenciar más de una súper-erupción cada 100,000 años, y esto nos dejaría en una posición de tranquilidad por el momento, al menos en lo que se refiere a Yellowstone. Dicho esto, no se esconde la preocupación y el planteamiento de simulaciones acerca de cuáles podrían ser las consecuencias de lo que ocurriera si el volcán entrara en erupción.

El punto de impacto sería el más afectado por la erupción y significaría una destrucción realmente salvaje de la vida, tanto de personas que no pudieran escapar como de animales y plantas. También afectaría a las estructuras y causaría cambios en el propio paisaje. No olvidemos que la caldera actual de Yellowstone es una consecuencia creada después de la última erupción que sufrió el súpervolcán.

Las zonas de Billings, Salt Lake City y Casper se llevarían la peor parte, seguidas de Missoula, Boise, Rapid City, Cheyenne y Denver. Un poco más alejadas, pero también como ciudades de riesgo en las que habría destrucción de edificios y varios metros de capa de lava, estarían Fargo y Lincoln. El siguiente grupo de ciudades afectadas, con un menor nivel de impacto, estaría formado por: Calgary, Seattle, Portland, San Francisco, Los Ángeles, Flagstaff, Albuquerque, Kansas City, Des Moines, St. Louis, Chicago, Minneapolis y Winnipeg.

En el siguiente grupo estarían Little Rock y Toronto, mientras que en el final del impacto de la erupción se verían afectadas las ciudades de Austin, Mobile, Atlanta, Knoxville, Raleigh, Washington D.C., Nueva York y en menor nivel, Miami.

Son muchas las películas apocalípticas y libros que han explorado este tipo de situación, en especial con erupciones agresivas que han llegado a cubrir ciudades enteras. No es algo que haya que descartar que pueda ocurrir, aunque como los expertos apuntan, es poco probable que esto vaya a ocurrir en un periodo cercano al cual nos encontramos o incluso al futuro y el tiempo de las próximas generaciones. En lugar de ello, es más probable que la situación siga como hasta ahora con un marco en el cual lo que va a continuar ocurriendo es que se produzcan pequeños terremotos en la zona provocados por el calentamiento que hay en el interior de la tierra. Pero estos terremotos no deberían tener consecuencias más allá de los temblores del momento.

En realidad, esto ya se está convirtiendo en algo frecuente y ni siquiera las noticias hablan de los distintos terremotos que se registran en el parque nacional de Yellowstone. Por lo tanto, los especialistas piden a los ciudadanos que se tranquilicen porque las posibilidades de que pase algo malo son muy reducidas incluso encontrándonos en un año tan negro como lo está siendo el actual 2020. En principio no tenemos que preocuparnos: en 2020 no habrá ningún súpervolcán en erupción, ni una plaga zombi ni tampoco una invasión alienígena.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...