¿Qué nueva prueba hay de la existencia de extraterrestres?

Nuevas señales captadas en Australia indican que es cierto que podría haber vida extraterrestre en el universo.

Señales extraterrestres

Desde hace muchos años los investigadores y expertos han llegado a detectar señales de que los alienígenas existen. La vida en otro planeta es un tema que siempre se ha llevado a debate y no han sido pocos los que a lo largo de la historia han asegurado ver un ovni u otros elementos extraños voladores en el cielo. Dependiendo de la época estas teorías suscitan más o menos interés y todo apunta a que ahora de nuevo los extraterrestres van a estar de moda.

Según fuentes oficiales de la Universidad de Tecnología Swinburne, ubicada en Melbourne, Australia, se han detectado señales de que hay vida alienígena en ciertas zonas de la región. Se trata de varias ráfagas rápidas que se han interceptado por radio y que podrían pertenecer a seres de otro planeta.

Aunque estas ráfagas han sido habituales en ciertos momentos, la verdad es que siguen siendo extrañas, puesto que no se sabe con exactitud cuál es su naturaleza ni de dónde proceden exactamente. En esta ocasión las ráfagas han sido captadas gracias a un radiotelescopio muy potente llamado CSIRO, que es capaz de reconocer este tipo de ondas.

En concreto se han encontrado alrededor de 20 ráfagas que se han producido a lo largo de este año. Un número bastante significativo teniendo en cuenta que la última vez que se supo algo de este corría el año 2007 y en aquel entonces las ondas apenas llegaron a 10, por lo que en este caso se han duplicado. Además del reconocimiento de estas ráfagas también se ha podido saber que las mismas no vienen desde nuestra galaxia, sino que proceden de otro punto desconocido del universo. De ahí que cobre más fuerza la teoría de que los alienígenas podrían existir.

Estas ráfagas, a las que se les conoce como FRB, no tienen un origen claramente definido, pero se sabe que se llevan repitiendo un tiempo. Estas repeticiones han ayudado a los expertos a poder reconocer que estas ráfagas se suceden en una galaxia distinta a la nuestra que podría situarse a una distancia de unos 3.000 millones de años luz.

Por el momento solo se sabe que las ráfagas se suceden cada vez con mayor rapidez y potencia y el próximo objetivo que se han fijado los científicos de la universidad australiana es conocer con exactitud el punto de origen de las ondas para así poder entender mejor el comportamiento del universo y si hay vida más allá de la Tierra.

Foto: Free-Photos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...